¿Es España un país más corrupto que otros No lo creo. Lo que sí creo es que a los españoles nos encanta flagelarnos y, además, dramatizando. En el país del melodrama nadie renuncia a la puesta en escena.

¿Somos más corruptos que Francia Pues el ex presidente Chirac y el ex presidente Sarkozy -de Mitterrand mejor no hablar- andan en la cola de los juzgados. Y hablo de ex presidentes.

¿Que el Reino Unido Por favor... Gran Bretaña, al igual que Estados Unidos, ha institucionalizado la corrupción. En la primera potencia del mundo había un señor, apellidado Madoff, que seleccionaba en dura oposición a aquellos agraciados a los que aceptaba administrar, es decir, robar, sus fondos. Ha sido el sistema financiero norteamericano -y más en concreto su Reserva Federal- la que ha provocado la crisis y ha salvado bancos con dinero público... y que ha propagado la crisis financiera por todo el mundo.

¿Alemania ¿Pero es que acaso hemos olvidado que las multinacionales alemanas son las que más sobornan del mundo Los ricos alemanes se llevan su dinero a Liechtenstein y  me sé de una multinacional germana que compró a sus líderes sindicales con un viaje a Brasil, prostitutas incluidas.

De Italia mejo no hablar. No por Berlusconi, sino por el convoluto político, económico y mediático que gobierna el país desde hace décadas. Frente a los italianos, los manejos del ex de la ministra Mato, Jesús Sepúlveda (en la imagen), es calderilla.

Esto no significa que haya que perseguir la corrupción, pero no a costa del cainismo español. Por ese cainismo, los españoles nos echamos lodo encima como no lo hace ningún otro país, y siempre se aprovecha un foráneo.

En estas circunstancias, se ha perpetrado el Debate sobre el Estado de la Nación, el primero con Rajoy como presidente. La oposición, en especial Rubalcaba, intentando lleva el agua al molino de la corrupción, pues es la única posibilidad que tiene el PSOE de recuperar el poder. Y don Mariano le ha respondido según su estilo: ni inmutarse. Lo que importa es la economía, no la corrupción. Por algo le llaman Mariano 'culo de piedra'. El tío ni se inmuta.

Dos panes, señor Rajoy: contra la corrupción sí hay que luchar, lo que no hay que hacer es exagerarla. Usted no la exagera sólo la minimiza. En segundo lugar, gobernar es algo más que administrar el presupuesto. Porque en materia de derechos humanos, por ejemplo, en el derecho a la vida, no ha hecho usted nada, lo que se dicen nada. Bueno, sí: proteger al gran simio.

Eulogio López

[email protected]