• Nuestro país -Al Andalus, para los islamistas-, se está conviertiendo en un campo de operaciones y reclutamiento para el yihadismo.
  • La última bestialidad de ISIL ha sido la difusión de fotografías de supuestas ejecuciones de 1.700 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes.
  • La Policía española lleva a cabo la cuarta operación de este año contra redes de envío de yihadistas españoles.
  • Un verdugo, de extrema crueldad, recibe y entrena en Siria a los islamistas españoles, según El País.
  • La creciente presencia del yihadismo en Ceuta y Melilla preocupa especialmente al Gobierno y a las Fuerzas de Seguridad.
Definitivamente, España se está convirtiendo en un campo de operaciones para el yihadismo. Y no es de extrañar, dado que para el yihadismo, España es Al Andalus, es decir, territorio musulmán, puesto que para los islámicos, cualquier territorio que fue Islam lo sigue siendo en potencia, aunque en este momento no lo sea todavía en acto.

Así se desprende de la operación que ha llevado a cabo hoy lunes la Policía, que ha desmantelado, a las 4:30 horas, una red internacional de captación y envío de yihadistas para su integración en la organización terrorista ISIL (Estado Islámico de Irak y Levante), asentada en territorios de Siria e Irak. Hasta el momento hay ocho detenidos y la Policía está efectuando un total de doce registros.

Si tenemos en cuenta que los insurgentes de ISIL difundieron a través de la red social Twitter fotografías de supuestas ejecuciones masivas, en las que habrían muerto 1.700 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes, la noticia contiene una especial gravedad.

Pero, volviendo a la operación de esta madrugada, se trata de la cuarta operación de este tipo contra redes de envío de yihadistas en el último año. La más reciente, el pasado 30 de mayo, cuando Policía y Guardia Civil desarticularon en Melilla una red que enviaba terroristas a Libia y Mali y detuvieron a seis personas, entre ellas el primer yihadista español retornado de Malí tras pasar allí por los campamentos de entrenamiento que del Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental.

A todo esto, hoy lunes publicaba El País, además, que el terrorista del grupo Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL) que recibe y entrena a los yihadistas españoles enviados desde Melilla y Ceuta a Siria para combatir al Ejército de Bachar el Asad ha sido identificado por la Policía. Se trata de un tipo de extrema violencia y brutalidad.

Y es que, como ya hemos informado en Hispanidad, la presencia del yihadismo en las ciudades autónomas españolas constituye un motivo de preocupación para el Gobierno y para las fuerzas de seguridad. Por lo que, una posible solución, aportada también por Hispanidad, es la posible militarización de Ceuta y Melilla que, además, aportaría a ambas ciudades autónomas un impulso económico importante.

Andrés Velázquez
[email protected]