• Está a la expectativa de juzgar detenidamente los resultados de Francia y compararlos con la propuesta europea.
  • No se descarta que Francia se sume a la propuesta europea.
  • Francia sólo recaudará en 2013 en torno a 1.000 millones de euros, 600 menos de lo que tenía previsto.
  • La tasa francesa sólo grava el 0,2 % de las transacciones bursátiles con acciones de grandes empresas, con una capitalización de más de mil millones de euros.
  • La propuesta de la Comisión, aprobada por once países, entre ellos España, contempla un 0.1% para accciones y deuda un 0,01% para derivados.
  • Los bancos españoles han mostrado su oposición rotunda respeto a la tasa en la reuniones periódicas que han mantenido hasta ahora con el Gobierno.

El Gobierno no decidido aún, respecto a la mal llamada Tasa Tobin, el impuesto sobre las transacciones financieras cuya propuesta abrió la Comisión Europea el pasado mes de febrero con el apoyo de once países, entre ellos España. Contemplaba la posible aprobación de un gravamen del 0,1% sobre acciones y deuda y de un 0,01% para intrumentos derivados.

Este lunes se conocían los datos de lo que puede recaudar Francia en el año 2013, a tenor de los datos sobre lo recaudado hasta ahora: aproximadamente unos mil millones de euros, unos 600 menos de lo que tenía previsto. Hay que decir que la tasa francesa es más restrictiva que la proyectada para Europa: solo grava el 0,2% de las transacciones en bolsa con acciones de grandes empresas con una capitalización de al menos mil millones de euros. En total son 109 sociedades francesas a las que afecta en determinadas operaciones de compraventa de títulos de grandes capitalizaciones bursátiles.

No hay cálculos oficiales disponibles sobre lo que se podría llegar a recaudar en España, ya que, como explican fuentes de los ministerios de Ecomía y Hacienda, no hay nada decidido aún. No se descarta tampoco que Francia se incorporara finalmente a la propuesta europea y abandonara la senda que inició en solitario.

Ni siquiera se sabe si finalmente podría afectar a los depósitos bancarios si se amplia su ámbito de actuación. De momento, se excluyen las actividades financieras cotidianas como son los contratos de seguros, hipotecas y préstamos a empresas, transacciones con tarjetas de crédito, servicios de pagos, depósitos y operaciones de divisas al contado, entre otras.

En el caso de que finalmente no fuera así, y que de una u otra forma, como ocurrió en Extremadura, se llegaran a gravar también los depósitos, por mucho que se insista en que la tasa la pagaría la banca y no los ciudadanos, ello no es cierto.  Indudablemente repercutiría sobre los costes de los servicios que los bancos prestan a los usuarios. Ya sea mediante el aumento de las comisiones o bien mediante la disminución de los intereses que se pagan a los depositarios. 

Tal y como está planteada la propuesta europea podría llegar a recaudar entre 30.000 y 35.000 millones de euros. La última propuesta del comisario europeo de fiscalidad es que se tenga en cuenta en los mercados internacionales el país de origen de la transacción para que los bancos no puedan eludir su pago y aprovecharse de las mejores condiciones que ofrecerán países como Reino Unido.

Según ha podido saber Hispanidadad se han llevado a cabo una ronda de conversaciones con los bancos en las que estos han mostrado su oposición frontal a la tasa.

Desde el Ministerio de Hacienda señalan que no se ha tomado ninguna decisión al respecto. Se está pendiente de la tasa francesa y también del desarrollo de la tasa europea, y recuerdan que en principio las cifras son importantes pero no es el único factor a tener en cuenta, ya que su aplicación sirve también para poner freno a la especulación. Y ese era, en principio, el origen de la verdadera tasa Tobin, ideada por James Tobin, quien reniega de todos los que han usado después su nombre en vano.  

Sara Olivo
[email protected]