• Francisco González acumula 80 millones de euros y 311.000 acciones.
  • Ángel Cano, su consejero delegado, ya tiene 16,8 millones de euros de pensión y 198.000 acciones.
  • El comisario de Comercio Exterior de la UE, Michel Barnier, considera "escandalosos" los salarios de algunos banqueros españoles.
  • No es para menos: es un sector (el financiero) ayudado por los contribuyentes.

Además de los sueldos millonarios de los banqueros, también llaman la atención, y de qué manera, las pensiones de muchos de ellos. Hemos conocido que, por ejemplo, Francisco González (en la imagen), presidente del BBVA, acumula nada más y nada menos que 80 millones de euros a los que hay que sumar 311.000 acciones que, a valor de mercado actual, suponen otros 2,2 millones de euros más.

El caso del joven Cano (1961) también tiene su 'miga'. Con apenas tres años como consejero delegado de la entidad, ya acumula 16,8 millones a los que hay que sumar 198.000 acciones o, lo que es lo mismo, 1,4 millones de euros, que es su valor actual de mercado.

Sin embargo, el banquero con la pensión más alta es Alfredo Sáenz, número dos del Santander. Concretamente, al cierre de 2010, atesoraba una pensión de 97,7 millones de euros. Emilio Botín, sin embargo, 'sólo' acumulaba una pensión de 25 millones de euros.

Mucho más modestas son las pensiones de los dos máximos responsables de Bankia. El consejero delegado, Francisco Verdú, atesora 533.000 euros y Rodrigo Rato, el presidente, 489.000 euros.

Con estos datos a la vista, no extraña que el Comisario de Comercio Exterior de la UE, Michel Barnier, considere "escandalosos" los salarios de algunos banqueros españoles, máxime cuando el sector financiero ha recibido -y veremos si no ha terminado- ayudas públicas, es decir, de los contribuyentes.

Pablo Ferrer

[email protected]