• También entrarán grupos industriales extranjeros, familias españolas y fondos.
  • Arturo Fernández mantendrá la Presidencia.
  • El conglomerado empresarial de restauración del presidente de CEIM, a punto de cerrar su plan industrial y la refinanciación de la deuda bancaria.
  • El grupo afronta desinversiones en colegios, gasolineras, etc., para centrarse en restauración.

Arturo Fernández, presidente y propietario del Grupo Arturo Cantoblanco afronta la fase final de su reestructuración accionarial y de la refinanciación de deuda. Prepara la entrada de cuatro socios, tanto industriales como financieros, así como de grupos familiares. Uno de ellos será Enrique Cerezo (en la imagen), presidente del Atlético de Madrid y amigo personal de Fernández. Todos los socios entrantes sindicaran sus acciones.

Además, la nueva etapa comenzará con un nuevo equipo ejecutivo donde el director de Operaciones -primer ejecutivo- será Juan Domingo, veterano de Tetrapack y Elgorriaga.

Al tiempo, se ultima la refinanciación de la deuda bancaria. Entre Hacienda y los bancos, la deuda alcanza los 40 millones de euros.

La banca acreedora -liderada por Caixabank- solicitó un plan industrial que ya se le ha entregado. Ese plan conlleva la preciada entrada de nuevos socios -aunque Arturo Fernández seguirá manteniendo un paquete de referencia, así como la Presidencia de la entidad- que conlleva desinversiones en gasolineras, hoteles y colegios, para centrarse en su especialidad: la restauración.

En la actualidad, el grupo cuenta con 2.000 empleados y 90 establecimientos de restauración.

Atrás queda la operación de Luis Sans y el fondo familiar Real Investment Holding, quien había comprado el 51% del Arturo Cantoblanco. No ha sido así y el proyecto ha quedado olvidado.

Eulogio López

[email protected]