• Industria estudia una moratoria en la puesta en marcha de energía termosolar y Florentino Pérez vuelve a la carga.
  • Según el secretario de Estado de Energía, Fernando Martí, no es posible dar marcha atrás en fotovoltaica.
  • Si no se modifica el Plan de Energías Renovables (PER), hasta 2020 la termosolar habrá costado a los españoles 30.000 millones de euros y la fotovoltaica 34.000.
  • Soria abre la caja de pandora de las subvenciones al carbón pero nadie se atreve a cerrar ese grifo.

En el escenario planteado en el PER, que puede considerarse optimista, el coste total de las renovables en el periodo 2011-2020 ascendería a más de 65.000 millones de euros, de los cuales más de 40.000 millones, el 65%, se estima que serán para las tecnologías solar fotovoltaica y solar termoeléctrica mientras que su contribución al objetivo de producción sólo será del 18%. En 2020 será como mínimo de 6.275 millones de euros, siempre según el PER.

El esfuerzo del conjunto de la sociedad para la promoción de las energías renovales debería tener en cuenta las tecnologías que tienen unos costes más competitivos y que, por lo tanto, requieren de menos apoyos públicos para su desarrollo de forma que se cumpla el objetivo de la UE al menor coste posible. Sin embargo el PER apoya la implantación de forma masiva de las tecnologías con mayor coste como la solar fotovoltaica y la solar termoeléctrica.

La fotovoltaica pasaría con este Plan de 3.787 MW en 2010 a 7.250 MW en 2020; la termoeléctrica, de 632 MW a 4.800 MW en 2020.

Para el periodo 2012-2020 la estimación de la retribución total que percibirá la tecnología fotovoltaica será del orden de 34.000 millones de euros y de la termosolar estará en una horquilla de entre 27.000 y 33.000 millones de euros.

Estas son las cifras... y el mayor quebradero de cabeza del ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria que anda más perdido que un pulpo en un garaje. No sabe cómo detener la sangría en subvenciones públicas a la energía verde pero no sabe cómo hacerlo. El secretario de Estado de Energía, Fernando Martí, asegura que no es posible dar otro tijeretazo a la carísima energía fotovoltaica pero sí puede hacerse con la energía termosolar, proporcionalmente aún más cara y de la que se benefician, principalmente, la llamada Triple A: ACS, Acciona y Abengoa.

La moratoria ya ha llegado a oídos del presidente de ACS, quien algo se temía desde el momento en que su candidato a la Secretaría de Estado de Energía no consiguió ganar la carrera, quien intenta detenerla.

No sólo eso: Martí también es partidario de suprimir las ayudas al carbón nacional, industria ruinosa pero cuya desaparición tendría un alto coste político. Soria tiene de plazo hasta el 31 de marzo para tomar una decisión.

Miriam Prat

[email protected]