• La asamblea de Endesa se celebra el lunes 19 y la de Enel, el jueves 22.
  • El nuevo Ceo, Francesco Starace, quiere modificar todo el organigrama.
  • Y afrontar la reconversión de Endesa.
  • Para ello los italianos buscan un presidente no ejecutivo, de nacionalidad española.
  • Todo ello bajo la batuta marcada por el primer ministro italiano, Matteo Renzi.  

El lunes 19 Endesa celebra su junta general de accionistas en Madrid. El jueves 22 será la matriz, Enel, la que celebre su asamblea, en Roma. Será la primera junta que presida el sucesor de Fulvio Conti, esto es, Francesco Starace, con la nueva presidenta, Patrizia Grieco.

El consejero delegado de Enel quiere cambiar el organigrama y reconvertir el grupo, incluyendo Endesa y la iberoamericana Enersis. Esos cambios conllevan la salida de Borja Prado (en la imagen) como presidente de Endesa, aunque todavía está por ver lo que harán con el consejero delegado, el italiano Andrea Brentan.

La idea es sustituir a Prado por un empresario español, no ejecutivo pero cobrante, aunque bastante menos cobrante que el anterior.

Y un dato más. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha impuesto un salario máximo a los presidentes de las corporaciones públicas italianas: 238.000 euros brutos anuales. Se supone que si eso es lo que cobran los presidentes, difícilmente puede aceptarse que el presidente de la filial española, Borja Prado, sea remunerado, como lo fue en 2013, con 2,73 millones de euros.

Por cierto, Renzi y ha dejado claro que le gustaría ampliar, en forma de 'consejo', los límites de salario a los presidentes de empresas privadas. Exactamente lo mismo que planean a Moncloa.

Miriam Prat

[email protected]