Fuerte reducción de deuda por parte de la eléctrica: 14,26%

 

Está claro que el capital español va a continuar yéndose fuera a pesar de la necesidad de financiación que tiene España, a la vista de los resultados dentro y fuera de nuestro territorio. Claro ejemplo de esta situación es Endesa, cuyos resultados de los nueve primeros meses del año muestran un beneficio neto de 1.978 millones de euros. 27,3% respecto al mismo periodo del año anterior. Claro que, sin tener en cuenta la venta de activos, el resultado neto ha aumentado un 2,8%.

De forma más pormenorizada, los resultados de Endesa no destacan por la buena marcha en España, sino –una vez más- por el tirón de Iberoamérica, especialmente de la chilena Enersis. En nuestro país, por el contrario, las pérdidas se desaceleran pero sin llegar al crecimiento plano, esperado por algunos analistas.

Por lo demás, se ha acabado la época de beneficios extraordinarios con operaciones societarias porque, gracias a Dios, la parte positiva de la falta de liquidez es que no hay financiación para dichas operaciones.

Endesa, a pesar del resultado, tiene dos cosas muy positivas que contarnos: ha reducido fuertemente su endeudamiento (-14,26%) y, sin embargo, ha crecido de manera importante su generación de liquidez ( 16,02%), tan necesaria para hacer frente al restante. Sus recursos propios han crecido un modesto 3,2%, pero no cabe duda que ese es el camino como venimos diciendo en Hispanidad: más capital y menos pasivo ¡para que luego digan que somos anticapitalistas¡

Mariano Tomás

[email protected]