• La joya hispanoamericana de Endesa opera en Chile, Brasil, Argentina, Perú y Colombia.
  • Cuenta con 13,5 millones de clientes.
  • Se considera que vale más por separado que en conjunto.
  • En cualquier caso, Fulvio Conti ya ha tomado la decisión de no vender Endesa aunque seguirá siendo teledirigida desde Roma.
  • Al final, con los precios de la electricidad en España, los españoles estaremos financiando la luz, más barata, que pagan los italianos.
  • Además, el Gobierno Rajoy les ha prohibido vender Endesa.

Hasta hace seis meses, Fulvio Conti (en la imagen), Ceo de la eléctrica italiana ENEL, dudaba de si deshacerse de Endesa o de la filial iberoamericana Enersis, la joya de la corona. Pero vender Endesa es complicado por varias razones. El Gobierno Rajoy se opone y, además, a pesar de los mayores impuestos que imponen las reformas del ministro Soria, lo cierto es que la tarifa de la luz sube sin cesar... y seguirá subiendo. Es más, con esos precios, vía ENEL-Endesa. Es posible que los españoles financiemos la luz, más barata, de los italianos.

Así que Endesa se queda en la órbita ENEL y se vende Enersis. Algo tiene que vender porque el apalancamiento de ENEL puede terminar por resultar un grave problema.

Ahora bien, la decisión última, según trasladan a Hispanidad fuentes de Endesa, es que se trata de vender Enersis, más fuerte desde el traspaso de activos desde Endesa, pero por trozos, país a país.

Enersis opera en Chile, Argentina, Brasil, Perú y Colombia. La idea es colocarla por trozos y cuanto antes mejor, porque los sistemas de regulación hispanoamericanos se van consolidando poco a poco. Es la gran operación de ENEL tras muchas dudas, y, de esta forma, Endesa les habrá salvado su endeudamiento.

Miriam Prat

[email protected]