• Carga la responsabilidad civil de las expropiaciones para construir autopistas sobre las concesionarias… en caso de sentencia adversa.
  • Cuando un tribunal diga que el Estado debe pagar una expropiación el Gobierno se lo descontará a la concesionaria.
  • Y así, la ministra de Fomento insiste en que la quiebra de las radiales no le costará un euro a los contribuyentes. Cierto… si es que lo logra.
  •  "Aquí de proteger al rico, nada",  asegura la ministra.
  • Y la ministra acierta, pero las constructoras montan en cólera con el Gobierno, en el momento en el que se precisa su concurso para crear la segunda empresa Nacional de autopistas, la ENA-2, que está en el aire.
  • La ministra de Fomento, Ana Pastor, se la ha jugado a las concesionarias de autopistas y, por vía indirecta, también a las constructoras y a la banca.
  • Tal parece como si Pastor ya hubiera renunciado a ENA-2 y trabajara para evitarse sustos en el futuro.

La ministra de Fomento, Ana Pastor (en la imagen), se la ha jugado a las concesionarias de autopistas. En plena construcción de la Empresa Nacional de Autopista (la ENA-2), la ministra anuncia una norma por la que se carga la responsabilidad civil de las expropiaciones para construir autopistas sobre las concesionarias… en caso de sentencia adversa.

Sí: cuando un tribunal diga que el Estado debe pagar una expropiación el Gobierno se lo descontará a la concesionaria: electrizante.

Indirectamente, o no tan indirectamente, constructoras y bancos también se verán afectados. Al menos descontarán la inseguridad que podrán producir reclamaciones ulteriores sustanciadas en los tribunales.

La ministra presume de que no trabaja para los ricos, al tiempo que acusa al Gobierno de 2010 y anteriores (en referencia, sin nombrar, a la ministra socialista Magdalena Álvarez) de no haber recurrido las sentencias que atribuían al Estado todo el coste sobre posibles reclamaciones. Pensaron que las concesionarias se las arreglarían y resultó que no, que el tráfico por autopistas de peaje cayó en picado.

Además, la ministra de Fomento actual, Ana Pastor, lanza esa idea en el momento en que no se logra cerrar el paraguas jurídico, la llamada ENA-2, en el que integrar las radiales quebradas.

Tal parece que ya ha renunciado a la ENA-2, que se apresta a la liquidación -lo que nos va a costar a los españoles- y que pretende no volver a pillarse las manos en el futuro.

Eulogio López

[email protected]