• Pastor plantea que el Estado asuma el 50% de la deuda de las autopistas en quiebra.
  • Los bancos, las concesionarias y las constructoras tienen hasta el próximo lunes 31 para responder.
  • Rossell (CEOE) no se moja: el rescate no es la mejor solución pero liquidarlas podría ser peor.
  • Bancos y constructoras lideran las subidas del IBEX.
  • Pero como con el saneamiento bancario, los que pierden son los contribuyentes.

Estamos ante un nuevo caso de privatización de los beneficios y socialización de las pérdidas. En otras palabras: si gano, gano yo, pero si pierdo, perdemos todos. Ya ocurrió con el sistema financiero y ahora, no contentos con aquello, vamos a por las autopistas en quiebra.

Ya lo contamos en Hispanidad: al final, la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha cedido a la presión de los bancos acreedores y no ha podido llevar a cabo su amenaza de liquidar las autopistas en quiebra.

La última propuesta de Fomento consiste en que la nueva Empresa Nacional de Autopistas (ENA-2), 100% pública, aglutine a las nueve autopistas en quiebra, deuda incluida -unos 3.900 millones de euros en manos de la banca y 500 millones en la de las constructoras-, aunque con una quita del 50%.

Además, la propuesta prevé que los acreedores reciban un bono negociable a 30 años con una rentabilidad mínima del 1%.

Pues bien, a pesar del rescate, las constructoras y concesionarias se han quejado. "La quita es excesiva, porque es más del 50% tanto para la banca como para las constructoras", señaló el presidente de Seopan, Julián Núñez (en la imagen).

Pero en realidad, el Estado no tendría que acudir a su auxilio. ¿Por qué, si las empresas ganan, ganan sólo ellas pero si pierden tenemos que perder todos Ni quita ni no quita. Si el negocio no marcha se cierra o se vende al mejor postor. En cualquier caso, los bancos, las concesionarias y las constructoras tienen hasta el próximo lunes 31 de marzo para responder.

Por su parte, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, no se ha querido mojar. Miren, por un lado asegura que la anunciada por Pastor, "no parece una de las mejores soluciones posibles", pero por otro afirma que "seguro que hay expertos en el tema que han visto cuáles son las posibles mayores desgracias en el caso de que no se haga así".

Eso sí, Rosell ha lamentado que estos rescates -socialización de las pérdidas- no se hayan aplicado a más sectores. Y es el presidente de los empresarios. Rosell: lo que hay que lamentar -y de paso eliminar- son los rescates, es decir, que los contribuyentes paguen los errores de los empresarios y de los banqueros.

En cualquier caso, tanto bancos como constructoras han liderado las alzas del IBEX durante este miércoles.

Pablo Ferrer

[email protected]