La detención se produce un año después del anuncio del abandono de la violencia, pero no de la disolución de la banda terrorista, cuyos presos piden el voto para BilduLa Policía Nacional ha detenido en la mañana de este viernes al miembro de ETA Jon Iñaki Pérez Aramburu en la localidad de Irún (Guipúzcoa), que se encontraba en paradero desconocido desde 1995. Aramburu tenía una orden de detención desde octubre de 2005, emitida por Francia, por pertenencia a ETA y aún tiene pendiente una condena de tres años de prisión.

La detención se produce a escasas horas de que se cumpla un año del abandono de la violencia de ETA -según los terroristas dijeron-, aunque no de su extinción. Ante lo que cabe preguntarse: si habéis dicho que abandonáis la violencia, ¿por qué seguís ahí?

Y una demostración de que ETA sigue ahí es que el Colectivo de Presos etarras (EPPK en sus siglas en euskera) ha pedido el voto para Bildu este 21-octubre. Además, EPPK llama a aprovechar lo que consideran como "una oportunidad candente de independencia de nuevos estados en Europa". "Ofrecemos nuestros votos y nuestra lucha a EH Bildu". Eso por si alguien tenía alguna duda de que EH Bildu es la coalición política en la que se incluyen  -y reciben el apoyo de- los que han defendido y apoyado a la banda terrorista ETA en las últimas décadas.

Por eso, los etarras piden el voto para EH Bildu. Todo lo contrario que el candidato del PP a lehendakari, Antonio Basagoiti, quien en la COPE, se ha referido a la petición de los presos de ETA de votar a Bildu, lo que en su opinión demuestra que "quien manda en Bildu es Batasuna y, de hecho, la candidata de Bildu lo fue también de Herri Batasuna cuando ocurrió el atentado de Hipercor. Los vascos tienen que saber que tenemos que ir a las urnas para votar contra esta gentuza".

Basagoiti ha añadido: "Hace cuatro años no estaba Batasuna y ahora sí. Ahora el riesgo es el PNV y los ciudadanos tienen que decidir que esta parte de España no es independiente. Urkullu dice ahora que ha acordado con Mas recorrer juntos el camino de la independencia, por eso, cuanto más fortaleza tenga el PP en el Parlamento vasco más se oirá nuestra voz en otros sitios. Puede que a los ciudadanos no les haya gustado alguna de nuestras frases o acciones pero por encima de todo lo importante es ir a votar y no dejarse enredar por Urkullu o un PNV que no es moderado".
 
Tan poco moderado es el presidente y candidato del PNV a las elecciones vascas, Iñigo Urkullu, que en una entrevista de 'El Punt Avui' ha recordado que es partidario del derecho a decidir de vascos y catalanes, y ha sentenciado que la política que está siguiendo el Reino Unido con Escocia "es un ejemplo a seguir". De esa forma, Urkullu se quita la careta y abandona la supuesta moderación que ha vendido durante la campaña.

Por cierto, ni una palabra del lehendakari y candidato del PSE-EE a la reelección, Patxi López, sobre la connivencia del PSE con el referéndum de consulta a los vascos, idea lanzada hace dos días por la portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, quien aplaudió el acuerdo alcanzado entre Londres y Edimburgo para un referéndum de independencia porque es un acuerdo adoptado conforme a las leyes y bajo el principio de la claridad. El candidato del PSE a lehendakari, Patxi López, se comprometió a defender la libertad frente a la violencia, y a defender el derecho a la libre identidad "para que cada uno pueda elegir su propia forma de ser vasco". Y desde entonces no ha vuelto a hablar del tema. Se ve que pisó una piel de plátano...

Este es el escenario a escasas horas de las elecciones en el País Vasco. Según el sondeo realizado por el Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno vasco, el PNV conseguiría entre 24 y 26 escaños, mientras que EH Bildu sería la segunda fuerza en el Parlamento vasco, con entre 21 y 23 escaños, el PSE-EE contaría con entre 16 y 17 asientos, el PP con diez, y UPyD con uno, mientras que Ezker Anitza-IU podría obtener un escaño o quedarse sin representación.

Los analistas prevén que gobierne el PNV pactando puntualmente con Bildu en las cuestiones nacionalistas. A España se le abre otro frente independentista. Artur Mas ya no está solo.  

José Ángel Gutiérrez

[email protected]