España tiene el segundo nivel más bajo de la unión europea, por debajo incluso de Portugal, lo que dificulta la integración laboral de nuestros jóvenes.Según datos de Eurostat recogidos por el Instituto de Estudios Económicos, en la UE-27 casi el 80% de la población joven cuenta con un nivel mínimo de educación secundaria superior. Se trata de un indicador importante, ya que en la actualidad se considera que esa titulación es la mínima para integrarse activamente en el mercado laboral. De hecho, los jóvenes sin título de secundaria superior tienen muchas más dificultades para encontrar empleo y su nivel de paro es superior.



Los países de la UE-27 con mayor porcentaje de jóvenes que han acabado la enseñanza secundaria superior son los del este de Europa, encabezados por Eslovaquia, la República Checa, Eslovenia y Polonia con cifras del 90% o incluso más. Suecia llega casi al 89%, mientras que Chipre registra un 87,7%. Irlanda y Lituania comparten un 86,9%, al tiempo que Bulgaria, Austria y Finlandia se sitúan alrededor del 85,5%. Francia, Grecia y Hungría están por encima del 83%, mientras que Bélgica llega al 81,6% y el Reino Unido al 80,1%.   

 

Por debajo de la media europea están los Países Bajos (78,2%), Italia (76,9%) y Alemania (75,8%). En Dinamarca la cifra es del 70% y en Portugal sólo se alcanza un 64,4%.



España tiene la segunda cifra más baja de la UE. En la población joven española únicamente el 61,7% cuenta con educación secundaria superior, lo que unido al elevado nivel de fracaso escolar – un 26,5%- plantea grandes problemas a la hora de integrarse en el mercado laboral.



Andrés Velázquez

[email protected]