• La profesora Soha Abboud explica en Hispanidad que los salafistas ayudaron a llegar al poder a los Hermanos Musulmanes y estos han tenido que complacerles.
  • Por eso, los Hermanos Musulmanes les han dado el Ministerio de Asuntos Religiosos. Desde ese Ministerio, han puesto a predicadores que incitan a la violencia contra los cristianos "sobre la base de la manipulación de ciertos preceptos coránicos".
  • Además, el Gobierno de Morsi permanece pasivo ante los ataques a los cristianos y miente diciendo que son los cristianos los que inician los conflictos.
  • En Egipto, sólo la universidad musulmana 'Al Azhar'  -la más prestigiosa del mundo islámico-  "se ha mostrado absolutamente en contra de las persecuciones a los cristianos". "La única salvación que tienen los cristianos de Egipto es EEUU porque Europa está muy dividida en todo; salvo Francia, que ha defendido a los católicos en el pasado", apunta la doctora.
  • Desde que el islamista Morsi llegó al poder en Egipto se han asesinado a 50 cristianos coptos.
Recientemente, el Grupo de Estudios Estratégicos publicó que desde que el islamista Morsi (en la imagen) llegó al poder en Egipto se han asesinado a 50 cristianos coptos. La profesora titular en estudios árabes de la Universidad Complutense de Madrid, Soha Abboud, es cristiana melquita católica.

En declaraciones a Hispanidad, nos ha contado cuál es la situación que han vivido en los últimos tiempos los cristianos en Egipto, tanto con el anterior régimen de Hosni Mubarak como ahora con el actual presidente Mohamed Mursi. A los cristianos de Egipto se les llama coptos. Entre los coptos existen las dos ramas: la ortodoxa -que son la mayoría- y la católica; existen además otras iglesias cristianas orientales como la griega y la armenia, ambas con sus dos ramas (ortodoxa y católica), así como la maronitas y la asiria. Existe también la confesión protestante. El total de cristianos egipcios asciende a unos once millones de personas en una población de unos 83, mayoritariamente musulmana.

El régimen de Mubarak no perseguía a los cristianos, sino que declaraba que cristianos y musulmanes son uno, el egipcio. Sin embargo, sí hubo persecución en las zonas rurales por parte de radicales islamistas, pero estuvo relativamente controlada. "Aunque se oía de vez en cuando que se había quemado o atacado en tal o cual pueblo una iglesia. Sin embargo, en general no trascendía ni eran patentes", explica la profesora.  

Sin embargo -señala- siempre ha habido cierta discriminación: "Los cristianos, desde siempre, no pudieron ni pueden acceder a los altos cargos de la administración; en las universidades, por ejemplo, algunos profesores islamistas discriminan abiertamente a los alumnos cristianos. Por tanto, ha habido siempre una latente discriminación".

Los Hermanos Musulmanes son una organización islamista suní nacida hace 80 años. Uno de sus principios es la lucha armada. Estuvo perseguida por los distintos regímenes desde los años 50. Muchos de ellos han pasado años en las cárceles. "Cuando los Hermanos Musulmanes llegaron al poder, fue de sopetón y desde entonces hacen el paripé de que cristianos y musulmanes son lo mismo pero no es verdad porque muchas voces islamistas cuestionan la ciudadanía de los coptos, los habitantes originales del país", afirma la profesora.

"La cúpula del Gobierno actual, como tal, no puede declarar una enemistad oficial contra los cristianos. Ni en el ámbito internacional ni internamente pueden hacerlo ya que hay muchos musulmanes que consideran a los cristianos ciudadanos iguales. Otra cosa es lo que permite el régimen. Y está permitiendo lo que está pasando ahora", añade.

¿Y qué está pasando "Con los Hermanos Musulmanes ha subido a la palestra otro grupo del que se oía hablar, que no se sabía que fueran tantos aunque se les suponía violentos, que son los salafistas. La llegada al poder de los Hermanos Musulmanes estuvo acompañada también de la subida en los medios de comunicación, en el Parlamento -que ha sido disuelto-, en el Senado -que funciona como ellos quieren- en todas esas instituciones, de los salafistas", apunta la doctora.

Precisamente, los salafistas son los que realizaban la persecución a los cristianos a goteo en las zonas rurales: "Para llegar al poder, los Hermanos Musulmanes,  contaron con los votos de los salafistas, por lo que tienen que satisfacerlos. Y lo primero que ha hecho Morsi es entregar el Ministerio de Asuntos Religiosos a los salafistas. Esto significó un cambio muy rápido de un montón de predicadores en las mezquitas, que quitaron a los moderados y pusieron predicadores suyos, y estos ya en las ciudades instan a la violencia contra los cristianos. Este es el resultado de lo que estamos teniendo ahora. Es el salafismo que insta a la violencia. ¿Sobre qué base Sobre la base de ciertos preceptos coránicos que incitan a la violencia", cuenta Soha Abboud.

Y añade: "Cuando la corriente general musulmana es moderada, esas cosas -los preceptos violentos del Corán- pasan desapercibidas. Pero si hay islamistas radicales, manejan y manipulan estos versículos del Corán que pueden incitar a la violencia. Esto es lo que está pasando ahora con los salafistas. No sólo en los pueblos, que es donde ha habido siempre focos, sino también en las grandes ciudades. Y el problema es que el régimen no está haciendo nada. No estamos viendo ningún tipo de búsqueda policial".

El domingo 7 de abril se celebraba en la catedral copta ortodoxa de San Marcos en Abassyia, en El Cairo, el funeral por los cuatro cristianos coptos asesinados dos días antes a manos islamistas cuando al final de la misa, grupos de asaltantes -muchos de los cuales estaban apostados en los tejados de los edificios de los alrededores- atacaron a los fieles coptos que salían de la iglesia con piedras y cócteles molotov, provocando un muerto y 29 heridos. Ese día, cuenta la doctora, "la policía estuvo de manos cruzadas viendo lo que estaba pasando. Uno se pregunta qué tipo de directrices han recibido", denuncia. Según la doctora, "no se sabe ahora cuál puede ser el siguiente paso en la violencia contra los cristianos porque si han tenido la osadía de atacar la catedral, pueden hacer de todo ya".

Pero el Gobierno de Morsi no sólo permanece pasivo mientras observa los ataques contra los cristianos, es que además, el Ministerio del Interior, donde también mandan los Hermanos Musulmanes, miente: "Recientemente, el Ministerio del Interior declaró que también había elementos cristianos armados y que los que provocaron los altercados fueron los cristianos, cosa que es falsa. Eso es lo que ha llevado al Papa copto ortodoxo a retirarse como ermitaño a su convento en protesta por lo que ha dicho el Ministerio. Y en protesta porque el Gobierno de Morsi ni ha tomado ni está tomando ninguna medida para la protección de los cristianos egipcios".

Respecto a si ha habido alguna autoridad religiosa islámica que haya condenado los ataques a los cristianos, la doctora ha explicado que la universidad musulmana 'Al Azhar'  -la más prestigiosa del mundo islámico, creada en el siglo X y la autoridad religiosa más alta en Egipto-, una institución milenaria suní y moderada, "se ha mostrado absolutamente en contra de las persecuciones a los cristianos. Al igual que los manos militares y muchos periodistas, juristas y el pueblo llano. Pero los ministros del Gobierno de Mursi se han pronunciado poco en contra de esos ataques y no se ha tomado ninguna medida para impedirlos".

La doctora cree que en el mundo occidental se habla muy poco de esta violencia contra los cristianos en Egipto: "La salvación que tienen los cristianos es EEUU; Europa está muy dividida en todo. Salvo Francia, que en el pasado ha tomado partido por los católicos en el mundo islámico. Aunque, de vez en cuando, la denuncia se presenta como respeto a los derechos humanos,  a la libertad de expresión y a la libertad religiosa. Pero no hay condena a los ataques tan violentos contra los cristianos".

En cuanto a las repercusiones de la Primavera Árabe en Egipto para la libertad y la salvaguarda de los cristianos, ha señalado que al provocar el ascenso de este tipo de régimen, ha habido un claro retroceso: "En Egipto, la Primavera Árabe, tal y como se está desarrollando, es un retroceso".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]