En la capital del país asiático hay actualmente más de 9.000 iglesias-hogar

 

La persecución contra los cristianos continúa pese a algunos cambios positivos.
Nadie mejor que alguien que ha vivido la persecución en China para contar cómo es la situación religiosa en el país asiático. La  a uno de los líderes chinos que busca ayuda internacional para los cristianos de su país.
Bob Fu fue uno de los líderes de la revuelta estudiantil de Tiannanmen y posteriormente se convirtió al cristianismo. Desde su experiencia y sus conocimientos comenta que pese al empeño de la autoridades por perseguir a los cristianos, actualmente, tirando a lo bajo, en China podrían existir entre 70 y 130 millones de cristianos, y más de 9.000 iglesias-hogares sólo en Pekín. En 1949 había menos de un millón de cristianos.
Y pese a que según Fu ha habido cambios en la política china con respecto a la libertad religiosa, lo cierto es que todavía se sigue persiguiendo a los cristianos, como el caso de unos huérfanos discapacitados a los que se está molestando para dañar al obispo católico del lugar.
Pero la actuación del Gobierno chino no solamente afecta a los cristianos, sino que también va contra los mismos chinos que, por ejemplo, sólo pueden tener un hijo y necesitan permiso para ello. Es el permiso de embarazo que el Gobierno da a las parejas y en caso de no tenerlo, se ven obligadas a abortar. Pero esa aberración no es sólo china ya que la financiación para esta política procede del Fondo de Población de las Naciones Unidas y de gobiernos como el de Estados Unidos. De esta manera, se estima que en 2010, 20 millones de bebés fueron abortados, produciéndose incluso el aborto a los nueve meses.
Juan María Piñero
[email protected]