• Según la memoria de la CNMV, la retribución media por Consejo fue de 7,5 millones de euros, un 5% más que en 2010.
  • La remuneración de la alta dirección cobró 770.000 euros, un 3,1% más que un año antes.
  • Y todo ello demuestra que la asignatura pendiente en materia de remuneraciones de alta dirección no es la trasferencia sino obligar por le a que los accionistas aprueben los salarios de sus ejecutivos empleados.
  • Es el sistema que se está propugnando en el Reino Unido y al que apoya el presidente de la CNMV, Julio Segura (en la imagen).

No parece que los consejeros y los altos directivos de las 35 compañías del Ibex hayan sido solidarios con la crisis durante 2011. El beneficio empresarial cayó pero los vocales de los Consejos de Administración así como los equipos directivos se subieron sus remuneraciones, correspondiente al ejercicio 2011.

Especial atención llama la actitud de los administradores que son los responsables de defender al conjunto de los accionistas. Y es que se repartieron un 5% más de dinero. ¿Y los ejecutivos? También se subieron el salario un 3,1% más.

Lo lógico es que si los accionistas cobraban menos dividendo y los trabajadores se ajustaban sus salarios, lo directivos y consejeros hubieran hecho lo propio.

Es más, el ejercicio 2011 suponía la primera ocasión en que consejeros y directivos estaban obligados a informar sobre sus retribuciones de forma individual. Ahora bien, queda en entredicho el último paso, el definitivo y el más justo, el que está ensayando Reino Unido: que los accionistas, propietarios de la empresa, no sólo sean informados de lo que cobran sus empleados-directivos sino que además, aprueben, o veten, esas remuneraciones. Por el momento, el Gobierno Rajoy no ha dado pasos en este sentido pero el actual presidente de la CNMV, Julio Segura  en declaraciones a Hispanidad, se mostró partidario de la medida, que en el fondo significa algo tan simple como esto: que consejeros y directivos no se otorguen sus salarios a sí mismos.

Eulogio López

[email protected]