En los doce años de aplicación de la norma que obliga a las cadenas a financiar películas y productos televisivos, las televisiones de ámbito nacional han invertido un total de 1.537 millones

-De los 161 millones, un 82%, 133 millones de euros se destinaron a la financiación de producciones audiovisuales españolas.

Según datos extraídos del Informe General de la Comisión Interministerial de Seguimiento, en la que participan los ministerios de Industria, Energía y Turismo, de Educación, Cultura y Deporte, y de Presidencia, durante 2010 los operadores audiovisuales de nuestro país gastaron 161 millones de euros en la financiación de películas de cine y producciones de televisión europeas.
Merece ser destacado que del total fueron destinados a la producción de obras audiovisuales en español 133 millones  de los que 63,38 millones se utilizaron para la producción de películas.
Los prestadores de servicios de televisión a nivel nacional que incluyan en su programación obras de producción actual (con una antigüedad menor de siete años), deben aportar el 5% de sus ingresos a la financiación anticipada de obra audiovisual europea. De este porcentaje, el 3% deberá ser destinado a financiar obras en lengua española o en cualquiera de las lenguas oficiales de España.
Los prestadores de los servicios de televisión en su conjunto superaron la obligación total de inversión en 2010, que alcanzaba los 142,66 millones de euros.
En España los operadores de televisión contribuyen a la financiación de producción cinematográfica nacional desde el año 1999, según la ley 25/1994. Desde mayo de 2010, en base a la Ley General de la Comunicación Audiovisual, los operadores audiovisuales y los operadores de telecomunicaciones que ofrezcan servicios de televisión deben invertir el 3% de sus ingresos en producciones audiovisuales nacionales, incluyendo en este concepto tanto producciones cinematográficas como series de televisión. Según esta ley, al menos un 50% de este importe debe ir destinado a obras de productores independientes.
En este último año del total de 200 películas realizadas, 88 de ellas han sido financiadas con la aportación de las televisiones. Según el resumen del informe ofrecido por el Ministerio de Cultura, la mayor parte de lo invertido, un 63%, se realiza mediante la compra de derechos de emisión. Casi un 80 % de las inversiones por este concepto ha sido desembolsado por RTVE.
En los doce años de aplicación de esta obligación, los operadores de televisión han materializado una inversión global en obras audiovisuales, tanto para cine como para televisión, de casi 1.537 millones de euros, superando ampliamente los 1.404 millones a los que venían obligados. Buena parte de la totalidad de esta inversión, casi 1.044 millones de euros, se ha materializado en películas cinematográficas españolas.
Mariano Tomás
[email protected]