• Pero Roberto Jiménez hace como que no se entera y advierte de que el Partido Socialista "hará lo que tiene hacer" y afirma que el PSOE en Navarra es él.
  • El pleno del Parlamento foral secunda la comisión de investigación por unanimidad.
  • Yolanda Barcina: "El PSN quiere echar a UPN del Gobierno de Navarra para pasar esa línea roja que había dicho que no iba a pasar de llegar a un acuerdo con Bildu".
  • González Pons (PP): "Gracias al PSN, Rubalcaba y Valenciano van a hacer campaña con Bildu de socio".
  • La consejera de Hacienda, Lourdes Goicoechea, niega beneficios por su cargo y descarta dimitir. 
El portavoz del Partido Socialista de Navarra (PSN), Roberto Jiménez, exigió ayer miércoles una comisión de investigación tras las denuncias de la exdirectora gerente de la Hacienda Tributaria de navarra, Idoia Nieves, quien acusó de "persistentes injerencias" a la consejera de Economía, Hacienda, Industria y Empleo, Lourdes Goicoechea. Jiménez dio un plazo de 15 días para que se aclare la actuación de Goicoechea -quien, según Nieves, le pidió información confidencial para favorecer a los clientes de su consultora privada- y reclamó la dimisión de la presidenta foral, Yolanda Barcina. "O dimite y convoca elecciones o la echamos a través de una moción de censura", anunció el portavoz socialista.

Roberto Jiménez
explicó que el objetivo sería formar un Gobierno provisional "de auditoría y gestión" para "descubrir toda la verdad sobre las cuentas públicas", que él mismo se ofreció a presidir "con determinadas circunstancias". Una vez "puesto el contador a cero", se convocarían nuevas elecciones "para elegir un Gobierno que no se encuentre sorpresas".

La intención de Jiménez es celebrar las elecciones autonómicas coincidiendo con las europeas el próximo 25 de mayo. El plazo para poder convocar elecciones anticipadas en Navarra finalizaría el próximo 31 de marzo, dado que tienen que convocarse los comicios con 55 días de antelación.

La presentación de una moción de censura requiere el apoyo de al menos diez parlamentarios para ser registrada en el Parlamento, según recoge el reglamento de la Cámara. El PSN cuenta con nueve representantes, por lo que para poder presentar una moción de censura contra Barcina necesitaría del apoyo de otro grupo de la oposición.

Claro que, para que la moción de censura salga adelante, es imprescindible la suma de votos de Bildu, Aralar-NaBai, I-E y Geroa Bai, formaciones que ya han reclamado varias veces una moción contra Barcina.

El hecho de que los socialistas navarros se apoyen en Bildu (recordemos, antigua HB, o sea, defensores de ETA de toda la vida) puede traer consecuencias a los socialistas no ya en Navarra, sino en toda España. Por eso, esta mañana, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano (o sea, la número dos del PSOE) -en la imagen-, ha negado que su partido esté dispuesto a aliarse con Bildu para presentar una moción de censura en el Parlamento navarro, con estas palabras: "Nosotros no vamos a ir con Bildu ni a la vuelta de la esquina, ni muchísimo menos a una aventura política" como la de desalojar con una moción de censura a la presidenta navarra, Yolanda Barcina.

Las declaraciones de Valenciano suponen una desautorización en toda regla al socialista navarro Roberto Jiménez que, esta misma mañana, -probablemente en un delirio de grandeza- se ponía gallito y decía que "el PSOE en Navarra soy yo, hablo en nombre del Partido Socialista y el PSN es PSOE". Y añadía que el "Partido Socialista hará lo que tiene que hacer" ante una "situación  muy problemática" en Navarra.

Ha añadido que en el PSN "no hemos hablado de siglas, en ningún momento ha salido de mi boca una sola sigla, aquí lo importante es Navarra, el buen nombre de Navarra, que por temas de corrupción está en boca de todo el mundo". "Éste es un caso de corrupción, éste no es un caso ni del PSN ni de ninguna otra formación política. Es un caso de corrupción que afecta a Navarra".

Ahora solo hace falta saber cuánto tiempo tarda el PSOE en cargarse políticamente a Jiménez en Navarra, en caso de que prosiga con su actitud. Porque uno de los damnificados por esta historia podría ser el propio socialista navarro.

Y el PP, que sabe lo que se juega el PSOE a nivel nacional con este asunto, mete el dedo en la llaga de los socialistas, en caso de que estos se apoyen en Bildu para echar a Barcina: "Gracias al PSN, Rubalcaba y Valenciano van a hacer campaña con Bildu de socio", ha dicho esta mañana el vicesecretario de Ideas y Programas del PP, Esteban González Pons.

Mientras, esta misma mañana, el Parlamento de Navarra aprobaba por unanimidad crear una comisión de investigación que aclare si la vicepresidenta del Gobierno y consejera de Economía Lourdes Goicoechea ha incurrido en "injerencias" en la actividad de la Hacienda foral o pretendido obtener información fiscal reservada.

Goicoechea afirmó ayer que no va a presentar su dimisión y negó "rotundamente" las acusaciones de "intromisión" e "injerencias" vertidas por la exdirectora de la Hacienda Tributaria de Navarra.

Por su parte, la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, ha manifestado que "lo que estamos viendo todos los navarros y todos los españoles es que el PSN quiere echar a UPN del Gobierno de Navarra para pasar esa línea roja que había dicho que no iba a pasar de llegar a un acuerdo con Bildu". "Está poniendo de excusa una comisión de investigación de quince días, mancillando incluso el honor de una persona para obtener réditos políticos", ha criticado. "Ya está clara la excusa que tienen, que haya una comisión de investigación de quince días, pero ya han dicho el resultado, que se convoquen elecciones", ha añadido.

Andrés Velázquez
[email protected]