La prensa germana calienta motores en las horas previas a los resultados: presagian que la vuelta de il Cavaliere podría significar el fin del euro

El Frankfurter Allgemeinen Zeitung, el periódico de cabecera de los financieros alemanes, se ha puesto catastrofista ante las elecciones italianas, y en su edición en internet de este lunes titulaba que el destino del euro se dirime en las elecciones italianas.

Europa, afirma, tiene miedo a unos resultados favorables a Berlusconi, y presagiaba que si estos se producían se incrementaría la crisis en Europa. Y es que al margen de los sórdidos episodios de la vida privada de Berlusconi, el dueño de Telecinco ha sido el único que le ha plantado cara a Angela Merkel, el único que le ha recordado al BCE que su obligación y su derecho es hacer funcionar la maquinita del dinero para paliar los efectos de la crisis europea que tantos beneficios originó, en un principio, a Alemania, y de la que tanto partido ha obtenido el IV Reich.

Vaticinaba el Frankfurter Allgemeine que de no ganar Monti, tan moderado, tan apreciado por Angela Merkel, que la crisis del euro podría estallar de nuevo ya que "Italia es el tercer contribuye neto de la UE, y aporta casi la quinta parte de las garantías de las operaciones destinadas al rescate del euro". En alusión a Berlusconi, que ha prometido eliminar el impuesto sobre el patrimonio, el diario germano cita también al austriaco Dennis Snower, presidente del Instituto de Economía Mundial de Kiel, que ha dicho que si el nuevo gobierno no obtiene un control sobre la deuda se pueden originar "riesgos significativos para la zona del euro".

Resulta curioso que la prensa alemana se haya preocupado más de Berlusconi que de Beppo Grillo, el cómico que se presentaba a las elecciones italianas con un discurso y unas propuestas rompedoras.  Beppo anunciaba su intención de congelar el pago de los intereses sobre la deuda pública, lo que equivaldría a un impago o "default". Berlusconi bien podría decir tras leer la prensa alemana: "Ladran, luego cabalgo".

Sara Olivo
[email protected]