A juzgar por la marea humana que el domingo tomó las calles de Caracas en favor de Capriles, Chávez no lo va a tener tan fácilVenezuela ha cerrado hoy lunes 1 de octubre el plazo de presentación de encuestas electorales de cara a los comicios presidenciales del próximo 7 de octubre. Unas elecciones a las que están llamados cerca de 19 millones de venezolanos. El que salga elegido gobernará el país durante el periodo 2013-2019.

Hasta ahora, la mayoría de las encuestas han dado como vencedor al actual presidente-dictador, Hugo Chávez, sobre el candidato de la oposición, Henrique Capriles (40 años), con una ventaja de entre 2 y casi 20 puntos. Sin embargo, otros sondeos reflejan un empate técnico entre ambos e incluso un triunfo de Capriles con entre 0,8 a 5 puntos de diferencia. Y, a juzgar por la marea humana que ayer tomó las calles de Caracas en favor del candidato opositor, Chávez no lo va a tener tan fácil. Y más, tras el asesinato de tres opositores este fin de semana.

Chávez, de 58 años, aspira a su tercera reelección, lo que equivaldría casi a perpetuarse en el poder, pues lleva en él desde 1999. Y, según algunas informaciones, como la de ABC, está dispuesto a no perderlo, por las buenas y por las malas. Según este diario español, Hugo Chávez está adiestrando a células de «militantes revolucionarios», en parte procedentes de los llamados «colectivos» (bandas callejeras armadas), para controlar una eventual votación adversa en las presidenciales del 7 de octubre. Chávez parece confiar su suerte a la acción directa de las Redes de Movilización Inmediata (REMI), dedicadas a «la alerta temprana y la antelación», según la documentación interna a la que ha tenido acceso este periódico.

Y no nos extrañar, pues los métodos de Chávez han sido los propios de un régimen totalitario marxista-leninista.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]