La oposición le acusa de acumular excesivo poderEcuador celebra este domingo elecciones presidenciales y legislativas. Los principales contendientes son el actual presidente, Rafael Correa, y el exbanquero Guillermo Lasso. En este momento, según los sondeos, la ventaja del primero sobre el segundo es de entre 38 y 53 puntos porcentuales.

Para no ir a una segunda ronda, Correa necesita al menos la mitad de los votos válidos más uno, sin incluir ni nulos ni blancos, o contar con más de un 40% de los sufragios y una diferencia de al menos diez puntos porcentuales con respecto al segundo candidato. Así que lo tiene fácil.

Correa llegó al poder en las elecciones de 2006, bajo las siglas del Movimiento Alianza País (AP). Y si gana las elecciones, gobernará hasta 2017, cuando se retirará de la vida pública, según ha dicho. Pero habrá que verlo. El poder es muy goloso y más para Correa, que ha sido acusado por la oposición por acumular un poder excesivo y por injerencia en otros poderes del Estado, en particular el Judicial, algo que el gobernante rechaza. Pero a nadie se le escapa el control judicial y sobre los medios de comunicación que ha ejercido Correa durante su mandato.

Y eso que él mismo ha dicho, haciéndose el interesante, que "hay que 'descorreizar'" el país andino, al tiempo que ha insistido en la necesidad de seguir otros cuatro años en el Gobierno para "hacer cosas nuevas y mejores", en una entrevista concedida a diario 'El Telégrafo'.

Por cierto, la Embajada ecuatoriana en España espera que el 50 por ciento de los más de 300.000 ciudadanos de este país sudamericano residentes en nuestro país voten en las elecciones presidenciales y legislativas de este domingo.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]