A pesar de las trabas impuestas, Pirates de Catalunya (PIRATA.CAT) ha conseguido las 5.700 firmas para concurrir a las elecciones del 25-N

Pirates de Catalunya, el partido que anunció junto a otras formaciones minoritarias la impugnación de las elecciones catalanas, entregará este lunes las candidaturas para presentarse a las mismas después de haber conseguido los avales en las cuatro circunscripciones electorales catalanas. Joan Rovira, cabeza de lista, comentaba muy emocionado a Hispanidad, minutos antes de entregar los documentos, que "ha sido una tarea muy dura, pero ha merecido la pena. Hemos peinado barrios, universidades, y al final nos ha servido para hacer campaña electoral".

Aún no ha decidido Rovira si impugnará las elecciones, "porque otros partidos pequeños con los que estábamos de acuerdo pensaban hacerlo" y no descartan la posibilidad de seguir posicionados con ellos, aunque aún no han tomado una decisión clara al respecto.

Lo que no cesan es en su denuncia. Les  parece muy incongruente que la Generalitat, gobernada por CIU "que está utilizando un discurso oficial independientista y soberanista, recurra, porque le conviene" a una Ley estatal,  la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) para poner impedimentos a los partidos pequeños. Pirates, que no se define como independentista, defiende el derecho a la autodeterminación, siempre "que se le explique muy bien al electorado lo que está votando". Sobre si deben votar o no los ciudadanos de toda España, muchos de ellos hijos y nietos de catalanes, Rovira señala que no hay nada definido al respecto. El partido, con unas características muy especiales, se encuentra ahora en proceso de configurar su programa electoral a través de la red entre todos sus afiliados.  

Pirates de Catalunya no era el único partido que pensaba impugnar las elecciones catalanas. También lo hará Familia y Vida, que denunciaba a Hispanidad las irregularidades en el proceso electoral tras la publicación el pasado día de octubre en el BOE de la norma que equipara a los comicios catalanes con las elecciones generales.

De aquellos polvos, creados con la modificación llevada a cabo en 2011 en el Congreso con los votos de PP, PSOE, CiU y PNV, del artículo 169.3 de LOREG,  vienen estos lodos.  Aquella modificación obliga a los partidos sin representación parlamentaria a acreditar una serie de avales para poder presentarse a las elecciones. La ley afecta en principio a los representantes en el Congreso y el Senado y, de hecho, las elecciones generales del pasado noviembre fueron las primeras en las que los partidos extraparlamentarios tuvieron que entregar las firmas de al menos un 0,1% de los posibles electores de las circunscripciones donde se presentaban.

La inexistencia de una Ley electoral propia en Cataluña ha servido para que la Junta Electoral Central extrapolara esta decisión también al Parlamento de Cataluña. El 12 de octubre se publicaba en el Boletín Oficial del Estado, y se daba de margen hasta este lunes 22 de octubre para presentar cerca de 5.700 firmas en toda Cataluña. Sólo han dispuesto de diez días para conseguir las firmas, mientras que en las elecciones generales de 2011 los partidos políticos tuvieron más de dos semanas. Ni en Galicia ni en el País Vasco se han pedido avales a los partidos extraparlamentarios.

Sara Olivo
[email protected]