El cuerpo de empleados públicos anda un poco nervioso. Es lógico: ellos son los que han recibido los primeros palos. Pero tampoco se puede caer en la histeria, ¿verdad

Ejemplo. La pasada semana se corrió entre el cuerpo de funcionarios, en especial de empleados públicos del sector sanidad, que no iban a cobrar la extra de verano. La cobraron el viernes 28 y el rumor, convertido en falsedad, dejó de hacer efecto.

Nada importante salvo el poder que tienen los rumores entre un colectivo cientos de miles de personas.

Eso sí que resulta preocupante. Al menos, al ministro del ramo, Cristóbal Montoro (en la imagen), que sí debería preocuparle.

Eulogio López

[email protected]