El canal 24 Horas de Televisión se ha convertido en el bastión de la progresía socialista. Rubalcaba puede estar contento, aunque ya se sabe que los progres han heredado la mala costumbre de devorar, no ya a sus hijos, sino a sus padres y mentores.

Dos ejemplos: persecución a los cristianos en Nigeria. Asesinados por el simple hecho de ser cristianos. También en otros países pero dejémoslo ahí. Pues bien, el canal informativo por excelencia se dedica a la persecución de una secta musulmana -lo siento he olvidado el nombre-. A manos de budistas radicales en Indonesia. Está claro que ésta es la noticia clave para una audiencia cristiana. Vital.

¿Comprenden? Según 24 Horas son los musulmanes, no los cristianos, los perseguidos en el mundo a causa de su fe. ¡Tiene bemoles la copla!

Luego está lo de la elección de Paul Ryan (en la imagen) como candidato a la Vicepresidencia norteamericana. Experto en Presupuestos y látigo de Obama en el Capitolio pero sobre todo, antiprogre. Pues ya está: el canal 24 Horas y la prensa progre española ya decidió que Ryan es un "ultra". En primer lugar, es católico -es decir, ultra- en segundo lugar es próvida -es decir, ultra-. Y lo que es más grave -¡qué horror!-: está bien visto el Tea Party.

La verdad es que Estados Unidos parece haberse convertido en la tierra donde se refugian los valores cristianos en su vertiente pública. El derecho cristiano fue inventado en la Edad Media por los españoles Leandro, Isidoro e Ildefonso -los tres canonizados- y remachado por la Escuela de Salamanca. Podría resumirse, como todo el derecho de gentes, en tres conceptos: vida, libertad y propiedad. Es decir, los tres valores sociales cristianos.

Estados Unidos se ha convertido en uno de los pocos países en los que defender la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural no es sinónimo de extrema derecha.

Aunque no soy partidario de la pena de muerte, los norteamericanos consideran que las armas de fuego son la forma en la que un hombre débil -o una mujer- puede enfrentarse a uno fuerte.

Y aprecian tanto la vida, y se muestran tan agradecidos al creador por la existencia, que consideran que aquel que ha arrebatado una vida sólo puede pagarla ofreciendo la suya. Insisto, me atengo a la doctrina de la Iglesia, que considera la pena de muerte innecesaria en el siglo XXI, pero respeto al argumento en cuanto muestra de cómo los gringos defienden el derecho la vida.

Libertad. Estados Unidos es el único país occidental donde la libertad se defiende sin prejuicios. Cuando alguien dice algo no se le cataloga por adelantado. Eso ha comenzado con el ateo Barack Obama pero afortunadamente no ha cuajado en la sociedad yanqui. Por ejemplo, la libertad de expresión no de condena, como en Europa, con el silencio del disidente. Pregunten a Juan Luis Cebrián y otros prebostes de los medios informativos españoles.

Propiedad. Sin propiedad privada no existe ni libertad ni realización humana. Para los norteamericanos es lógico golpear al ladrón que entra en tu domicilio, porque tu casa es tu reino. Hay que evitar siempre la violencia, que sólo puede ser legítima defensa, pero comprendo e incluso admiro el principio.

Sí, no me gusta Romney, pues no me gusta el capitalismo financiero que representa, en forma de capital-riesgo, pero me gustan los valores que sustenta la opción republicana y no los que defiende ese antinorteamericano llamado Barack Obama. De hecho, Obama es un ateo de facto que sólo se confiesa cristiano porque un ateo no podría ser presidente de los Estados Unidos.

No, Paul Ryan no es un ultra, es un tío que defiende la vida, la libertad y la propiedad, esos valores por los que son perseguidos los cristianos.

Eulogio López

[email protected]