• Las entradas de viajeros internacionales se incrementan un 7% y en julio se logra el segundo mejor dato de la historia: 8,3 millones, un 5,9% más que hace un año. Pero el sector debe ofrecer mucho más que sol y playa, no ser tan estacional, abrirse a nuevos mercados como el hispanoamericano y rehabilitar las zonas turísticas.
  • Británicos, alemanes y franceses son los principales mercados emisores, mientras que Cataluña, Baleares, Andalucía y Canarias se erigen como los destinos preferidos.
  • El ministro Soria augura un buen mes de agosto, así como un buen año turístico si se continua a este ritmo, y señala que ya se nota la recuperación del turismo nacional. 
  • Respecto al denominado "turismo de borrachera", considera que "no es representativo de la oferta turística" y que da una mala imagen de España en su conjunto.
  • Pero otra de las materias de la cartera de Soria, la industria, tiene que tomar nota y aumentar su peso en el Producto Interior Bruto (PIB). Ahora sólo supone el 16%, pero el objetivo europeo es el 20% para 2020.

Como bien saben el turismo internacional viene experimentando récords desde que el año pasado superó la barrera de los 60 millones. El último máximo histórico es que España ha superado los 36,3 millones de turistas extranjeros hasta julio, que aumentaron un 7% respecto al mismo período de 2013, según la Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur), publicada este viernes por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Pero a este récord hay que sumar otro: en el séptimo mes del año se han registrado 8,3 millones de llegadas de viajeros internacionales, un 5,9% más que en julio de 2013, de manera que se ha logrado el segundo mejor dato de la historia, tras el de agosto del año pasado. Unas excelentes noticias que confirman los datos avanzados el jueves por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.

El político canario, contento con las cifras, ha ido más allá en su entrevista en la Cadena COPE, que ha tenido lugar en la mañana del viernes, y se ha lanzado a los pronósticos. Soria augura un buen mes de agosto, pues los datos que ya manejan han superado las previsiones, así como un buen año turístico si se continúa a este ritmo. También ha señalado que ya se nota la recuperación del turismo nacional (por ejemplo, sus pernoctaciones hoteleras en julio han subido un 2,9%), que supone el 50% de la actividad del sector, pero no debe olvidar que su cartera es también Industria. Además, ha tenido unas palabras para el "turismo de borrachera", que tanto afecta a Magaluf, Calvià o La Barceloneta, entre otros lugares, considera que "no es representativo de la oferta turística" y que da una mala imagen de España en su conjunto.

Volvamos a los datos de Frontur. Británicos, alemanes y franceses fueron los principales mercados emisores hasta julio, especialmente los últimos que aportaron más de 155.000 turistas adicionales. Reino Unido supuso el 23,3% del total de entradas, con 8,4 millones de viajeros, un 5,5% más; Alemania, con el 16%, aportó 5,8 millones de turistas ( 6,6%) y Francia, con el 15,6%, mandó 5,6 millones de visitantes ( 10,8%).

Tras el podio, hay que destacar a los Países Nórdicos, con 3,1 millones de turistas ( 7,8%); Italia, con 1,9 millones ( 13,1%). En el lado de los descensos, hay que mencionar el del mercado ruso, que cayó un 3,8%, con 806.843 viajeros hasta julio, por la devaluación del rublo y la crisis con Ucrania; además sólo en el séptimo mes bajó un 2,1% como avanzó Soria.

Cataluña, Baleares, Andalucía y Canarias se erigen como los destinos preferidos. La primera subió un 5,7% (9,2 millones de turistas); seguida de Canarias, con un 11,8% más (6,5 millones); Baleares, que avanzó un 0,8% y abandonó la racha de caídas (6,2 millones) y Andalucía, con un aumento del 8,7% hasta 4,7 millones. Otros destinos como Madrid y la Comunidad Valenciana también presentaron incrementos.

Sin embargo, a pesar de los récords y de las buenas noticias, el sector debe afrontar importantes retos en el futuro. En primer lugar, tiene que ofrecer una oferta más diversificada, por ejemplo relacionada con la gastronomía, la cultura o el deporte, es decir, ofrecer mucho más que sol y playa. Segundo, no ser tan estacional, ya que la mayor parte de las llegadas de extranjeros y de los desplazamientos de nacionales se dan en verano. Tercero, abrirse a nuevos mercados, como el hispanoamericano. Y cuarto, pero no el último, la rehabilitación de las zonas turísticas.  

Otra de las materias de la cartera de Soria, la industria, que es la gran olvidada, tiene que tomar nota y aumentar su peso en el Producto Interior Bruto (PIB) español, ya que sólo supone el 16% del mismo (el turismo supone el 11%). Según Eurostat, el porcentaje es aún más preocupante (13%), bastante lejos del objetivo europeo para el 2020 que se sitúa en el 20%. Y es que es necesario que la industria levante el vuelo.

Cristina Martín

[email protected]