• El ministro Soria lo tiene claro: si no hay moratoria termosolar no hay posibilidad de reducir el déficit de tarifa.
  • Las plantas de la 'Triple A', copan el 52,6 del negocio y están haciendo lobby para que no les rebajen las subvenciones.
  • Y encima, revenden, especulan con las subvenciones, y obtienen plusvalías.
  • Entre solar fotovoltaica -donde ya no hay marcha atrás- y termosolar aportan el 3% de la energía pero cuestan el 13%.
  • Un informe del Ministerio de Industria concluye que, hasta 2010, la energía solar recibió primas por 22.000 millones de euros, mientras el déficit acumulado alcanzó los 22.800 millones.

El ministro de Energía, José Manuel Soria tiene ya en sus manos un informe de su Secretaría de Estado, al que ha tenido acceso Hispanidad, cuya conclusión es muy sencilla: o se promulga una moratoria sobre la energía termosolar -las grandes plantas de la energía solar- o no será posible cumplir la promesa de poner coto al déficit de tarifa, lo que nos llevaría a nuevas subidas de la luz.

Con la solar fotovoltaica poco se puede hacer ya: el dinero ya está enterrado en una energía carísima, que nació prematura, con una tecnología de placas muy deficiente, pero con las grandes estaciones de termosolar aún se está a tiempo de evitar la catástrofe, introduciendo una moratoria que paralice las estaciones en construcción. Sale más barato amortizar a los constructores que pagarles una energía producida a precio de oro y pagada por todos. Por cierto, la termosolar no es energía limpia (la fotovoltaica, sí): produce la mitad de CO2 que el ciclo combinado de gas.

El informe ofrece conclusiones demoledoras sobre la carestía de la energía solar. Dos datos, el déficit de tarifa acumulado hasta 2011 se situaba en los 22.800 millones de euros. Pues bien, desde 2004, la solar ha recibido 22.000 millones en subvenciones. Otro dato: la suma de fotovoltaicas y termosolar aportan el 3% del consumo pero cuestan el 13%.

¿Y quienes son los beneficiarios? En fotovoltaica -insisto, en ese segmento ya no hay marcha atrás, aunque algo mitigó el ministro Sebastián en septiembre de 2010, al darse cuenta de la onerosa barbaridad de los planteamientos ultraverdes del Gobierno Zapatero- pero la termosolar sí.

¿Quiénes son los beneficiarios de la fotovoltaica? Medianos empresarios y alguno grande, como la Isolux de Luis Delso. ¿Y de la termosolar? Pues, según el informe, la conocida como la Triple A, es decir, Abengoa, ACS y Acciona, o lo que es lo mismo, las familias Benjumea, Los March, los Albertos, Florentino Pérez y Entrecanales. Juntos suman el 52,6% del negocio termosolar. Abengoa se lleva la palma, con 680 MW, una 26,9% del total. Le sigue ACS, con 400 MW, un 15,8% del conjunto, y Acciona -asimismo operador importante en fotovoltaica y la familia que obtuvo el mayor pelotazo (cerca de 2.800 millones de euros, a costa de vender Endesa al Gobierno Berlusconi), que en termosolar cuenta con un 9,9%.

No sólo han entrado en un negocio ruinoso pero floreciente (ruinoso por sus costes; floreciente gracias a las subvenciones públicas), sino que, además,  las precitadas familias han aprovechado el dinero que les regalan todos los consumidores españoles para especular, y obtener plusvalías rápidas. Así, ACS ha vendido a fondos de inversión -atraídos por la sopa boba de la subvención pública- dos plantas de 50MW por lo que ha obtenido unas plusvalías de 150 millones de euros. Lo de la familia Benjumea es peor, porque ha vendido 150 MW, aunque es cierto que de forma parcial y se niega a facilitar las plusvalías obtenidas. Los Entrecanales obtuvieron 'sólo' 4,5 millones de euros.

Una pregunta: ¿será capaz el Gobierno Rajoy y el ministro Soria de cortar la sangría antes de las elecciones andaluzas del 25 de marzo? Digo, porque Felipe Benjumea (en la imagen) presiona al Gobierno como un león. Y Javier Arenas no quiere hacerle un feo a tan egregia familia sevillana. De la misma forma que José Manuel Soria no quiere molestar a los Entrecanales ni, sobre todo, a los March y a Florentino Pérez.

Miriam Prat

[email protected]