Sin embargo, la prima de riesgo española sigue en torno a 450 puntos, insostenibles a medio y largo plazoEl Tesoro del Reino de España ha empezado a adelantar los deberes para el año 2013, después de haber cubierto la financiación para todo el año 2012 y este martes ha sacado a subasta bonos a 12 y a 18 meses. Buenas noticias: ha vendido por encima del objetivo máximo de 4.500 millones de euros, manteniendo además el coste de financiación de las anteriores emisiones.

En letras a 12 meses, se han colocado 4.225 millones de euros frente a los 8.965 millones solicitados, con un tipo marginal del 2,850 por ciento, frente al 2,860 por ciento de la anterior emisión del 16 de octubre. Mientras que en letras a 18 meses, el Tesoro ha vendido 713 millones de euros frente a 4.074 millones solicitados, con un tipo marginal del 3,077 por ciento, frente al 3,07 por ciento de la anterior emisión.

Eso sí, cuando estas líneas se escriben la prima de riesgo española se sitúa en los 451 puntos, que siguen siendo insostenibles a medio y largo plazo. Y como llevamos con la prima de riesgo por encima de 400 puntos (y hasta en 500) varios meses, la situación de la deuda española no debe ser muy boyante.

Además, parece que España no va a ser la única maltratada por las indeseables agencias de calificación de riesgo. A España le han dado hasta en el carnet de identidad, degradando la calificación de nuestra deuda hasta casi el bono basura. Pues bien: a Francia, los anglos -empeñados en hundir a los latinos para la preeminencia de su raza- ya le han empezado a dar también. La agencia de calificación Moody's rebajó ayer la nota de la deuda de Francia desde Aaa hasta a Aa1 con perspectiva negativa. Según la agencia, el principal motivo de la rebaja a Francia es "el riesgo que sufre su crecimiento económico, y por lo tanto sus finanzas públicas, debido a los persistentes desafíos estructurales que afronta el país".

El ministro francés de Economía, Pierre Moscoivi, achacó la pérdida de la triple A a "la insuficiencia de los Gobiernos precedentes para rescatar las cuentas públicas y la competitividad", al tiempo que indicó que continuarán con las reformas emprendidas para mejorar la competitividad de la economía.

Pero que no se preocupe Moscoivi: si las agencias de calificación, que forman parte del Nuevo Orden que gobierna el mundo, se empeñan en hundir su deuda, lo harán, como han hecho con España. La sombra de Bilderberg y demás grupúsculos de poder es alargada...

Andrés Velázquez
[email protected]