El 33% de los americanos está a favor de la posición de los legisladores vinculados a la formación conservadora en la crisis de la deuda

Sólo el 29% aprueba al líder republicano en la Cámara, John Boehner. La crisis de la deuda debilita al presidente Obama que supera, por primera vez, el 50% de desaprobación

A medida que pasan los días y se analiza con mayor detenimiento la crisis de la deuda que dejó a los Estados Unidos al borde de la quiebra y que supuso uno de los mayores enfrentamientos partidistas en la historia del país, la prensa internacional ha establecido como blanco de sus críticas a la formación de carácter patriótico y popular, conocida como 'Tea Party'.

No obstante, un estudio de la agencia Gallup, presenta un análisis ciertamente distinto que refleja la opinión del conjunto de la ciudadanía estadounidense respecto a la gestión del conflicto de la deuda por parte de sus representantes. En dicho estudio, sorprende claramente que un porcentaje superior de estadounidenses -33% frente a 29%- valora de forma más positiva la actuación de los congresistas vinculados al 'Tea Party' que la de los grandes líderes del Partido Republicano –que conforman el llamado 'establishment' del partido- y entre los que sobre todo destaca el portavoz de la Cámara de Representantes, John Boehner.

En cuanto a los líderes demócratas, cabe mencionar que el más perjudicado por la gestión de la deuda, ha sido el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien apenas supera el 25% de la aprobación por parte del conjunto de la ciudadanía. Y, con respecto al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, cabe decir que el actual inquilino de la Casa Blanca aunque ha conseguido salir airoso del conflicto, se ha visto considerablemente perjudicado en cuanto a su popularidad se refiere ya que tal y como informa el portal Real Clear Politics, –que realiza estudios electorales basándose en la media ponderada de todas las encuestas publicadas por diversos medios de comunicación- el actual presidente norteamericano ha superado la peligrosa barrera del 50% de desaprobación, una cifra que además de tener una carácter simbólico, puede suponer grandes dificultades para que el actual presidente logre la reelección cuando queda poco más de un año para la celebración de las elecciones presidenciales en el país.

Gabriel López

[email protected]