• Uno de los puntos débiles de la economía española es su dependencia del sector terciario, pero algo está cambiando.
  • Según Asempleo, en 2014 se crearán 285.000 empleos por la mejora en la actividad industrial.
  • En septiembre, según el INE, el sector ha vuelto al crecer, tanto en facturación ( 4,2%), como en pedidos ( 1,7%).
  • Pero son los servicios los que más siguen tirando de la economía: registran la mejor cifra de negocios desde junio de 2010 ( 4,5%).
  • La ocupación en el tercer sector sigue viento en popa y sube un 1,8%, principalmente en actividades administrativas y servicios auxiliares y hostelería.

Buenas noticias desde el sector industrial, que son buenas noticias para la economía española: si hay algo que debe preocupar en nuestro modelo productivo es la excesiva dependencia del PIB del sector servicios, lo que replantea cíclicamente la necesidad de la reindustrialización (ya está en los programas que preparan los partidos, como ya lo estaba antes, pero sin éxito).

Este viernes coinciden tres noticias: dos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) positivos, sobre la facturación y los pedidos de la industria y la cifra de negocios del sector servicios y un informe de Asempleo, en el que se dice que aunque el sector terciario "no muestra señales de agotamiento en la creación de empleo, la mejora se consolida en la industria y la afiliación crece en la construcción por primera vez desde el inicio de la crisis".

Asempleo espera que este año se crearán 285.000 empleos con el apoyo decisivo de la industria, alcanzándose los 17,3 millones de ocupados. La  patronal de empresas de empleo temporal también recuerda que el aumento en la ocupación en el tercer trimestre (68.700 empleados más que de abril a junio) se basó, entre otros sectores, en la industria manufacturera. Además destaca que la tasa de temporalidad es inferior al 20%, mientras que la media de asalariados del conjunto de la economía española roza el 25%.

Vayamos con los datos estadísticos. En primer lugar con la industria, que, ha vuelto a crecer, afortunadamente, tanto en facturación ( 4,2%), como en pedidos ( 1,7%). Así, han mostrado una notable diferencia respecto a su comportamiento de agosto, cuando ambos tuvieron caídas del 1,4% y del 3,8%, respectivamente.  

Por sectores, todos presentaron tasas positivas en cifra de negocios de la industria, excepto energía (-2%), y destacó bienes de equipo, con un aumento del 11,7%. En pedidos, sólo subieron bienes de consumo ( 4,9%) y bienes intermedios ( 2,8%), pues los sectores de energía y bienes de equipo tuvieron descensos del 1,9% y del 1,8%.

En cuanto a los mercados, el exterior de la zona no euro es el que se comportó peor, pues en facturación cayó un 7,8% y en pedidos, un 16,8%. Algo que se puede explicar por el menor tirón de las exportaciones españolas.

Respecto a las autonomías, la tasa anual de cifra de negocios de la industria creció en once y los pedidos, en doce, siendo en ambos casos para Murcia (29% y 30,9%) los porcentajes más altos y para Canarias (-26,1% y -25,1%) los más bajos.

Sin embargo, los servicios son los que más siguen tirando de la economía, ya que en el noveno mes registraron su mejor cifra de negocios desde junio de 2010 ( 4,5%). En comercio, la facturación subió un 4,9%, destacando venta y reparación de vehículos y motocicletas ( 17,3%) seguramente por las ediciones del Plan PIVE. Mientras, en otros servicios, el crecimiento fue del 3,8%, gracias a hostelería (6,2%) y transporte y almacenamiento ( 6%). Todas las autonomías presentaron tasas positivas, siendo los mayores los de Baleares (7,8%), Murcia (7,3%), Navarra y La Rioja (ambas con 6,9%).

Paralelamente la ocupación en el tercer sector sigue viento en popa y sube un 1,8%, destacando la de actividades administrativas y servicios auxiliares ( 3,7%) y hostelería (2,8%). Todas las regiones presentaron porcentajes positivos, siendo los mayores los de Baleares (5,2%), Navarra (3,7%) y Murcia (3%).

Cristina Martín

[email protected]