Alaban, sin embargo, la decisión de no tocar la fiscalidad del vino ni de la cerveza, ni haber subido el IVA de estos productos, porque hubiera implicado una catástrofe económica para España

La subida del impuesto especial a las bebidas espirituosas en un 10% puede perjudicar seriamente el sector del ocio nocturno. Así lo ha manifestado a Hispanidad Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería, quien afirma que la noticia de la subida, esperada, ha dejado un poso agridulce en el ámbito hostelero: "No han subido la cerveza ni el alcohol, y en ello el gobierno ha estado acertado, porque, como en Francia, donde son tratadas estas bebidas como un alimento, es preciso que estas dos tengan una fiscalidad especial".

En bares y restaurantes, lo que más se consume es la cerveza, señala, pero hay otro tipo de establecimientos, "los dedicados al ocio nocturno, incluidos las discotecas, donde los combinados son muy demandados. Y son ellos, señala, "los que se van a ver más afectados por esta medida, las consecuencias para ellos van a ser muy negativas". 

Actualmente, las bebidas espirituosas están gravadas con 8,30 € por litro de alcohol puro y a partir de ahora pasarán a gravarse a 9,13 € . En este grupo están incluidas todas los bebidas de más de 15 grados de alcohol.
Los productos denominados como  intermedios (vermut, vinos generosos...), que sí están incluidos en la subida de impuestos anunciada, están gravados con 3,08 € por litro de alcohol puro y pasarán a los 3,38.

Emilio Gallego confía en que con la noticia de la subida del impuesto al tabaco de liar y al alcohol quede zanjado definitivamente el debate sobre una posible subida del IVA en las bebidas alcoholicas: "Porque ello sí sería una catástrofe de enormes dimensiones para la hostelería, para el turismo y para España en general".

La subida, añade, no servirá para limitar la práctica del botellón, que según el secretario de la Federación Española de Hostelería no se ha de perseguir para proteger a los empresarios, sino porque es malo: "sabemos que hay miles de tiendas de conveniencia vendiendo alcohol a menores de edad, casi niños. Las diferentes administraciones y el Gobierno deben de tomar medidas al respecto.

Sara Olivo
[email protected]