• Todo ello en relación directa con la sucesión en el Grupo, prevista para cuando Emilio Botín cumpla 80 años (octubre de 2014).
  • Ana Patricia quiere ser presidenta de un Santander, mitad banca doméstica, mitad 'Goldman Sachs'.
  • José García Cantera prepara el informe para implementar Santander Investment. Modelos: Deutsche Bank y Barclays Bank.
  • Y mientras, continúan lo posicionamientos para el periodo post-Botín, con el pulso entre Javier Marín y Enrique García Candelas.

El negocio bancario ha dejado de ser negocio. Con tipos bajos y márgenes en retirada, y con una crisis en toda la banca occidental que se ha llevado por delante a entidades históricas (o más bien han sido salvadas con dinero público) el negocio de banca doméstica se queda en nada.

Por eso, Ana Patricia Botín (APB) (en la imagen) prepara su llegada a un banco que seguirá el modelo de Deutsche Bank y Barclays Bank (conste que el Santander es más solvente y rentable que ambos). Entidades que fueron en su día de banca universal o banca doméstica y que han ido evolucionando hacia la más especulativa banca de inversión... donde se formó Ana Patricia.

Precisamente, es José García Cantera, Ceo de APB cuando presidía Banesto, el encargado de implementar el crecimiento de Santander Investment, embrión de la actividad de banca corporativa y de inversión. Es él quien pergeña el modelo que no supondrá, en ningún caso, abandonar la banca doméstica.

La sucesión está prevista para octubre de 2014, cuando Emilio Botín cumpla los 80 años de edad. La oposición de los accionistas institucionales -a los que no les gusta la banca familiar o dinástica- se intentó paliar en su día con una fórmula que consistía en colocar a Rodrigo Echenique como presidente del banco, a APB como vicepresidenta ejecutiva y a Javier Marín, que seguiría como consejero delegado. Ahora se piensa en la sucesión directa guste o no a los fondos: APB como presidenta y Marín como Ceo.

La trasformación no afectará a la antigua BANIF ni a las órdenes de García Candelas, porque hablamos de banca corporativa y de inversión, no de banca privada ni de banca personal. Y se utilizaría la misma marca Santander Investment, que siempre ha sido la historia de un fracaso. Por ejemplo, sólo en Nueva York, con APB al frente, el Santander Investment perdió, en 1998, más de 1.000 millones de euros. Eran tiempos en los que APB nombraba un equipo de investment durante el trayecto de un taxi (lo hizo en Hong Kong). Pero APB ha aprendido mucho desde entonces.

Además, ahora, como presidente de Santander Reino Unido, el espíritu de la City aún ha calado más hondo en la primogénita de los Botín, quien ha sido nombrada por David Cameron -con quien mantiene buenas relaciones- miembro del selecto Comité que renovará la banca británica.

Mientras, en Boadilla del Monte continúan las peleas tras la marcha de Alfredo Sáenz. La verdad es que Javier Marín está 'desalfredizando' la casa. Ahora ya sólo queda el responsable de informática y medios, José María Fuster.

En cualquier caso, Marín está renovando el equipo directivo y está consiguiendo cierta cohesión en los nombramientos. Eso sí, se mantiene la doctrina de "la doble mano", que siempre ha practicado Emilio Botín. En otras palabras, Botín ha dado poder a Marín como Ceo pero ha reservado a García Candelas muchas competencias. Por ejemplo, la banca corporativa en España. Probablemente, con APB eso cambiará.

Eulogio López

[email protected]