Se había anunciado que se negaría la entrada de redactores a las audiencias de la Familia Real

 

Las críticas del Rey pudieron ocasionar esta medida que no se llegó a poner en práctica.

Los últimos acontecimientos han generado cierta tensión entre la Casa Real y los medios de comunicación. Curiosamente cuando la Princesa de Asturias, antigua periodista, debería haber generado más acercamiento entre la Casa Real y los medios.

Pero es que tras las quejas por parte del monarca sobre las insinuaciones de la prensa sobre su estado de salud -"lo que os gusta es matarme y ponerme un pino en la tripa todos los días"-, así como la salida de tono del Príncipe de Asturias ante una chica que le preguntaba sobre un posible referéndum sobre la Monarquía en España y que recogieron cámaras de televisión, la relación se ha vuelto un poco más compleja. Por eso la Casa Real había propuesto que se negara la entrada a redactores a las audiencias de la Familia Real y sólo permitirlo a los medios gráficos.

Sin embargo, pronto el jefe de Relaciones con los Medios de Comunicación de la Casa Real se ha aprestado a pedir disculpas a los medios, lo que se puede entender como una velada disculpa del monarca. Y es que S.A.R. está en medio de una campaña para que su hijo crezca en popularidad, ya que no muestra el mismo carácter cercano que el Rey, además de que ha perdido el apoyo de ciertos pro-monárquicos con su enlace matrimonial con la actual Princesa de Asturias.

Juan María Piñero

[email protected]