• Lo cierto es que los italianos lo venderían de buena gana, pero no lo regalarán.
  • Rizzoli ha provisionado 300 millones de euros por Unedisa con cargo al ejercicio 2011.
  • La empresa cotizada en Milán absorbió 1.000 millones de euros de la deuda provocada por la compra de Recoletos.
  • Y no consiguen doblegar a Pedro J. Ramírez, quien se niega a reducir costes.

A Jaime Castellanos (en la imagen) no le va mal como banquero de negocios pero siempre ha deseado volver al mundo editorial. Intentó hacerse con el ABC pero Castellanos siempre se topa con el mismo problema: quiere comprar a pérdidas, a ser posible por 1 euro.

Ahora pretende volver a ser el editor de Expansión, el diario líder den la prensa económica, aunque El Economista empieza a amenazar su posición. Lo cierto es que los italianos de Rizzoli están 'ligeramente molestos' con su negocio en España. Absorbieron una deuda de 1.000 millones de euros, resultado de la compra de Recoletos por El Mundo, una cantidad que pesa en el balance hasta de un gigante como Rizzoli. Hace 10 días, durante la presentación de los resultados del Grupo italiano, sus directivos reconocieron que habían realizado una provisión de 300 millones de euros.

Por si fuera poco, Pedro J. Ramírez se niega a reducir costes tal y como le exigen desde Milán y el nuevo presidente ejecutivo, Fernández Galiano, no consigue meterle en vereda. Como decía un viejo periodista: lo malo de esta redacción es que nos conocemos mucho.

Ahora bien, a Castellanos no le será fácil pecar en este río devuelto. Los italianos pusieron precio a Expansión en 160 millones de euros. O eso, o comprar por un euro pero asumiendo su cuotaparte de deuda, algo a lo que no está dispuesto Castellanos. Y ahí seguimos.

La crisis de Unedisa (El Mundo, Expansión, Marca y alguna otra cosilla) responde a la crisis general de la prensa vegetal, más si cabe en este caos, porque los activos de Unedisa son más vegetales que ningún otro grupo editorial.

Miriam Prat

[email protected]