España cierra el rescate bancario de la Troika. El MEDE europeo había destinado 100.000 millones de euros (además del SAREB) a préstamos para reflotar los nacionalizados bancos españoles Bankia, Novagalicia y Catalunya Banc.

'Sólo' ha empleado 41.000 millones de euros. Dos precisiones: que no son ayudas, que son préstamos, es decir, dinero que hay que devolver al 0,5% de interés.

Segunda precisión. Que hayamos empleado 41.000 millones de euros no significa que ese sea el coste de la reconversión bancaria española. Al final, la privatización absurda de las cajas de ahorros y el salvamento de los bancos, antiguos y nuevos, nos va a salir a los españoles por más de 200.000 millones de euros. Una cifra, no lo duden, que superará con creces todos los recortes -no la subida de impuestos- perpetrada por los gobiernos de Zapatero y, sobre todo, Rajoy.

Todo por no dejar quebrar a los bancos quebrados y empeñarse en salvarlos a todos, que es la necia doctrina vigente en todo Occidente.

En conclusión, el ministro Guindos (en la imagen) ha hecho mal en solicitar un rescate bancario y en ayudar a la banca en dificultades. Lo que sí ha hecho bien es en obligar a los propios bancos buenos a sanearse mal, por valor de 84.000 millones de euros salidos de los propios bancos. Ese era el camino: obligar a sanear a los buenos y dejar quebrar a los malos.

Otrosí. ¿Por qué se cierra el rescate bancario europeo a España Pues se cierra porque así el Gobierno español puede sacar pecho -pecho falso, pero pecho- y porque Europa quiere terminar cuanto antes con la banca española porque ahora se le viene encima el más que posible necesario rescate de la francesa y de la italiana.

No de la banca alemana, que también está hecha unos zorros, pero la Unión no piensa ayudar a la egoistona Prusia: que se las arreglen ellos solitos. Ahora lo que preocupa es la banca gala.

Eulogio López

[email protected]