Florentino Pérez (en la imagen) repite como presidente del Real Madrid por aclamación. Sin necesidad de elecciones que sólo provocan gastos en plena crisis económica.

"¡Oh capitán mi capitán!" se ha visto apoyado por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que encuentra siempre huecos en su agenda para entronizaciones no electas. Son hermanos de sangre: ni Botella ni Pérez han pasado por las urnas para alcanzar sus cargos.

¡Oh capitán mi capitán! No es un presidente electo porque no ha sido elegido. Nadie le ha plantado cara, quizás por el pequeño detalle de que quedamos pocos -Botín, Florentino, yo mismo y alguno más- capaces de disponer de 70 millones de euros en avales.

Por eso, no es presidente electo pero sí es presidente todo poderoso. El Real Madrid es una plutocracia y Florentino es ¡Oh capitán, mi capitán!: el más poderoso.

Eulogio López

[email protected]