Pepiño Blanco se mostró desabrido a la hora de dar explicaciones

 

Parecía una rueda de prensa al estilo Mourinho. Con una asistencia media de periodistas. Ni muchos ni pocos, y una hora antes con respecto al horario habitual, Pepiño Blanco, portavoz de Gobierno, compareció ante los medios para negarse, en al menos tres ocasiones, a dar detalles sobre por qué, contra todo pronóstico, el Ejecutivo no ha aprobado la Ley Sinde y ésta se ha quedado encima de la mesa para que resuelva el problema el PP. De hecho, Blanco habló más sobre Iñaki Urdangarín que sobre el polémico asunto cuando pidió respeto para el yerno de los Reyes, en el punto de mira judicial, como el propio ministro.

La aprobación del reglamento de la Ley Sinde "no ha sido objeto de acuerdo" en el Consejo de Ministros celebrado en la mañana de este viernes, ha explicado el ministro de Fomento del Ejecutivo en funciones, José Blanco.

El Gobierno ha "hablado" de darle el visto bueno definitivo a la polémica norma, que ha "formado parte de la deliberación", pero finalmente la ha dejado "encima de la mesa", ha añadido Blanco. Se da la curiosa circunstancia de que tan sólo unas horas antes el ministro de la Presidencia,  Ramón Jáuregui, había asegurado a una emisora de Radio, concretamente a ABC Punto Radio, que el reglamento de la Ley iba en el orden del día. La patata caliente se queda para el próximo gobierno.

Tampoco ha dicho José Blanco si en el próximo Consejo de Ministros, el de la despedida del Ejecutivo que tendrá lugar el próximo 16 de diciembre, se volverá a tratar el espinoso asunto que obsesiona a los cibernautas españoles. "No tengo ni idea de cuál va a ser la orden del día del Consejo del 16. Se lo diré ese mismo día".

Los periodistas no se rendían. Al ser preguntado de nuevo sobre si el Gobierno en funciones no está dejando demasiados asuntos pendientes al PP para su debut, el portavoz ha respondido que "el gobierno futuro tendrá que tomar muchas decisiones y eso es lo que se deriva de haber ganado las elecciones".

El estilo no podía ser más recio ni más chulesco. Pepiño Blanco no sabe regatear. Despeja con balonazos de puntera de lo más desmañados.

Andrés Velázquez

[email protected]