• Rubalcaba se encuentra en posición de hacer lo que mejor sabe, desgastar al partido en el poder.
  • Ana Mato, ex mujer de Sepúlveda, no dimite: "Esta infamia no me va a doblegar".
  • Rajoy ha aludido a los problemas que vive el PSOE, lo que le obliga a "hacer estos papelones".
  • Le invita a hacer públicas las cuentas del Partido Socialista, como ha hecho él con su declaración de la renta.

La escena política y parlamentaria se ha convertido en un espectáculo donde la oposición sólo repite una y otra vez la misma letanía: "Márchese, señor Rajoy". Alfredo Pérez Rubalcaba ha pedido este miércoles la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados.

El secretario general del PSOE, infatigable en su voluntad de sacar el máximo partido al caso Bárcenas, ha afirmado que "es lo mejor para España y los españoles". Poco le importa que Mariano Rajoy haya publicitado sus declaraciones de la renta, un ejercicio de transparencia que le ha exigido el propio presidente del Gobierno que haga "con las cuentas de su partido" si quiere tener "autoridad moral" para poder decir algo.

Mariano Rajoy se ha mofado de Rubalcaba, a quien este tipo de situaciones le sirven para sacar el mejor partido de su histrionismo político y su habilidad para las sentencias contundentes.

El jefe del Ejecutivo, algo más brillante que en otras ocasiones, ha asegurado que "problemas" en el PSOE obligan a Rubalcaba a "hacer estos papelones".

También ha aprovechado Rajoy para recordar que el Gobierno del PP ha sido elegido en las urnas con "la voluntad de los españoles" y ha dejado asomar cierta retranca gallega al afirmar irónicamente que el PSOE "no tiene nada que ver con la crisis económica y con el paro".

Eduardo Madina, el diputado socialista que se altera cuando le preguntan por el trabajo de su mujer,  ha pedido la dimisión de Ana Mato (en la imagen), ex mujer de Jesús Sepúlveda, el exalcalde de Pozuelo ya despedido por el PP, y citado como imputado en la Audiencia Nacional en relación con la trama Gürtel.

La ministra de Sanidad ha afirmado que no ha cometido "ningún acto que no se corresponda con la ética exigible" y ha recordado que el asunto de los supuestos regalos recibidos durante los años 2.000 y 2.005, cuando estaba casada con Sepúlveda en régimen de gananciales.

"Esta infamia no me va a doblegar porque no tengo nada que ocultar, voy a seguir trabajando al servicio de los españoles y muy orgullosa de pertenecer a este Gobierno. Tengo el apoyo del presidente", ha dicho Ana Mato en el Congreso en respuesta a la petición de Madina.

Sara Olivo
[email protected]