Ergo, lo que hay que hacer es atajar el monopolio que CocaCola perpetra en España, donde apenas tiene competidores. Por eso gana dinero en España y puede permitirse el lujo de cerrar plantas, para ganar más dinero.

CocaCola Atlanta utiliza a España como país conquistado al que puede exprimir a gusto.

Pero si alguien, por ejemplo la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se tomara en serio investigar el mercado de bebidas en España llegaría a una conclusión reiterada a lo largo de la historia del capitalismo: que el monopolio no sólo constituye una desgracia económica sino algo mucho más grave: es un atentado contra la igualdad de oportunidades.

Eulogio López

[email protected]