El heredero de la Corona aconseja rebajar la tensión que se ha vivido en estos últimos días

El príncipe Felipe, en la recepción ofrecida en el Palacio Real tras el desfile del día de la Hispanidad, ha declarado, en el habitual encuentro informal con los periodistas, que Cataluña "no es un problema". También ha aconsejado que se rebaje la tensión que se ha vivido en los últimos días.

El Príncipe, que va asumiendo cada vez un mayor protagonismo institucional, ha asegurado que la Corona, como ha hecho hasta ahora, se mantendrá dispuesta a contribuir en el logro de una solución. También ha pedido a los politicos que trabajen con responsabilidad  para resolver la situación actual, en lo que podría ser interpretado como una alusión a la tremenda polémica suscitada tras la intervención del ministro de Educación, José Ignacio Wert, en el Congreso. El PSOE ha pedido su dimisión por sugerir la necesidad de "españolizar a los alumnnos catalanes".

Sara Olivo

[email protected]