Según la FAO, este aumento podría ocasionar otra hambruna como la de 2011, que acabó con la vida de más de 50.000 personas en el Cuerno de África

Como ya hemos explicado en varias ocasiones, las causas fundamentales de las crisis alimentarias no son las condiciones climáticas sino la especulación sobre los alimentos, es decir, sobre su precio.

Es cierto que en EEUU se han registrado temperaturas nunca vistas en julio, y que la sequía ha sido la más pronunciada desde hace 13 años, pero también es cierto que muchas multinacionales acaparan cultivos y ofrecen precios a las cooperativas por encima del mercado.

No podemos olvidar, en este sentido, la crisis de 2007 y 2008, cuando el alza de la cotización de los bienes básicos provocó movilizaciones violentas en Egipto, Camerún y Haití.

En cuanto a los datos publicados por la FAO este jueves, el alza del 6% se debe, fundamentalmente, al encarecimiento del maíz (23%), trigo (19%), de cereales (17%) y el azúcar (12%).

Mariano Tomás

[email protected]