• El Gobierno del PP no ha hecho nada por investigar la muerte del opositor cubano de nacionalidad española.
  • El español Carromero confirmó que Oswaldo Payá fue asesinado ya que este "salió vivo del accidente".
  • Hasta el 'Washington Post' dice que la justicia española tiene la "obligación" de aclarar la muerte de Payá.
  • El diario estadounidense recuerda que la Audiencia Nacional española "está facultada para ordenar investigaciones en el extranjero bajo el concepto de 'jurisdicción universal'".
El PP trata de lavar su imagen con la entrega este año en su escuela de verano del Premio Oswaldo Payá, en memoria del líder cubano fundador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), y que será otorgado en adelante a organizaciones o personas que defienden la democracia y los derechos humanos, publicaba Aciprensa.

Esteban González Pons, vicesecretario de Estudios y Programas del Partido Popular, destacó en rueda de prensa "la gratitud infinita" hacia el fundador del MCL, movimiento disidente que promueve el Proyecto Varela para lograr la transición pacífica de Cuba hacia la democracia.

Pero todos recordamos los acontecimientos, denunciados mil veces por la familia de Payá y por el español del PP, Ángel Carromero: el 22 de julio de 2012, el propio Payá (en la imagen) y otro disidente, Harold Cepero, viajaban en un coche, conducido por Carromero, que fue embestido por otro vehículo y les sacó de la calzada. Según Carromero, Oswaldo Payá fue asesinado por los servicios secretos cubanos ya que "salió vivo del accidente". "Las enfermeras y un párroco me aseguraron que en el hospital ingresamos los cuatro", ha afirmado.

Luego, Carromero fue acusado de homicidio en Cuba, juzgado y extraditado a España como un vulgar delincuente. Pero el Gobierno español en ningún momento ha reclamado una investigación, ni un esclarecimiento de los hechos, ni ha presentado una denuncia, pese a que el propio Payá ostentaba la nacionalidad española.

Hasta el propio diario estadounidense 'The Washington Post' ha recordado a la justicia española que tiene la "obligación" de investigar la muerte en julio de 2012 del disidente cubano Oswaldo Payá porque  tenía la nacionalidad española, y por tanto la Audiencia Nacional "debe ordenar una investigación", sostiene el "Post" en un editorial.

De hecho, la familia de Payá presentó el pasado 19 de agosto una querella contra dos altos militares cubanos ante la Audiencia Nacional española por la muerte del disidente. De acuerdo con "The Washington Post", la Audiencia Nacional española "está facultada para ordenar investigaciones en el extranjero bajo el concepto de 'jurisdicción universal'". "Es poco probable que los matones que embistieron el coche del señor Payá sean llamados a rendir cuentas, pero una investigación supondría mostrar al mundo, y a los hermanos Castro que gobiernan Cuba, que un rayo de esperanza como Payá no puede ser sencillamente extinguido en un violento accidente en una carretera solitaria", afirma el "Post".
 
Ahora, con esta farsa del Premio 'Oswaldo Payá' el PP trata de lavar su imagen. Pero no cuela.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]