Ya lo decíamos ayer. Oiga, reducir los tramos del IRPF no es bajar los impuestos sino aumentar la justicia comparativa: se amplía la horquilla entre rentas muy dispares que pagan los mismos impuestos. Y dicho esto...

Lo de Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, es para echar de comer aparte. El jueves nos vendió unas medidas fiscales bonancibles... pero muy poco concretas. En primer lugar, nos dijo que iba a reducir el número de tramos del IRPF. Ya, pero reducir tramos no es bajar impuestos. Bajar impuestos es bajar los tipos... que Montoro subió a lo bestia en el primer Consejo de Ministros presidido por Rajoy (en la imagen).

Y a partir de ahí, sin solución de continuidad, el ministro de Hacienda comenzó a hablar de bajada de impuestos y de lo mucho que se iban a beneficiar las rentas altas y las familias. Por pura casualidad, Mariano Rajoy, uno de los políticos que menos se ha preocupado de las familias numerosas (hasta ZP promovió el chequé bebé), nos colocó un maravilloso vídeo por el Día Internacional de la Familia. Y, naturalmente, esto no tiene nada que ver con la campaña electoral que vivimos.

Ahora bien, ¿significa que Montoro está anunciando una rebaja de impuestos para las familias con hijos No, está anunciando un aumento de las desgravaciones por hijo. Y está muy bien, no digo que no, pero insisto: para desgravar hay que ganar primero. Y hay familias numerosas en las que uno o los dos cónyuges han perdido su empleo y nada pueden desgravar.    

Desgravar por hijo nunca aumentará la natalidad. Y la baja natalidad es el principal problema económico -sí, económico- de España. La tasa de reposición está en un mínimo de 2,1 hijos por pareja. En España estamos en el 1,3.  

Además, nos toman el pelo cuando hablan de aumentar la desgravación por hijos. Oiga, llevamos desde el año 2000 sin deflactar tarifas ni desgravaciones. Por tanto, mucho tendrán que aumentar esas deducciones para volver a estar... donde antes estábamos.

Que no, que no se trata de desgravar por hijo, se trata de subvencionar la crianza de los hijos: establecer un salario maternal por niño, como hacen en la mayoría de los países europeos. Un salario maternal que permita a la madre (sí, a la madre, durante los primeros años ningún padre puede jugar el papel de madre, por mucho que se empeñen las feministas).

Es decir, que si quiere usted ayudar a las familias señor Rajoy, lo que tiene que hacer es instaurar el salario maternal. Lo demás, es humo de pajas.

Eulogio López

[email protected]