Me encanta el ministro Ruiz-Gallardón. Es mi político favorito. El titular de Justicia del Gobierno Rajoy ha colocado, a propuesta del PP, a dos jueces en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que merecen comentario aparte.

Por un lado, Juan Martínez Moya (en la imagen), presidente del Tribunal Superior de Justicia de Murcia. Este juez pepero fue quien hundió al juez Fernando Ferrín, cuando le espetó que "un católico no podía ser juez de familia", curiosa doctrina que significa eso que están ustedes pensando: la marginación de los católicos en la vida pública. Ferrín no le hizo ni caso y siguió intentado decidir si una pareja de lesbianas componen la familia ideal para criar a la hija FIV de una de ellas.

Le costó cara la osadía, porque tanto PSOE como PP se revolvieron contra este juez justo y acabaron condenándole por prevaricación y expulsándole de la carrera judicial. Gallardón, experto en indultar a abogados pasados de rosca pero amigos o parientes de altos cargos del PP, kamikazes de tráfico y demás buenas gentes... le negó el indulto a Fernando Ferrín.

Por cierto, el matrimonio lésbico que quería educar a los hijos, naturalmente, ya se ha separado y supongo que la niña ya habrá contado con varios cónyuges 'B'.

El segundo caso es el de Fernando Grande Marlaska, el hombre que impulsó la aplicación exprés, por vía ultrarrápida, del fallo del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo como la doctrina Parot del Tribunal Supremo. Posiblemente había que aplicarla pero, ¿era necesaria tanta celeridad Marlaska piensa que sí, para cabreo de víctimas del terrorismo etarra o de violadores 'exclautrados'.

Por cierto, Grande Marlaska es homosexual. Como recordaba el Papa Francisco -y le manipularon las declaraciones- lo malo no es el gay, que siempre puede volver del lado oscuro, sino el lobby gay. Pues bien, el juez Marlaska forma parte del lobby gay. No hay más que recordar la campaña de publicidad que en su día protagonizó junto a Jesús Vázquez y Boris Izaguirre.

Y es que el PP es la derecha progre. Yo no sé por qué han tardado tanto en rellenar el CGPJ si todos votan a los mismos.   

Gallardón, ¡eres enorme!

Eulogio López

[email protected]