• Una red de sucursales que también interesa a otros fondos de inversión, pero la operación no ha cuajado.
  • Si se lograra el acuerdo, supondría un importante paso adelante en el saneamiento de la entidad en manos del FROB.
  • La red de sucursales de CX fuera de la comunidad catalana tiene mucho activo -y no muy bueno- y pocos depósitos.
  • El Popular y Caixabank son las únicas entidades que amplían su red presencial en España.

El Banco Popular negocia con Catalunya Banc (CX) quedarse con la red de oficinas que la entidad catalana tiene repartida por el resto de la geografía española, salvo Cataluña, su región de origen. En la actualidad, esa red está formada por 196 sucursales que dan empleo a 900 personas.

El Banco Popular no ha sido hasta ahora el único interesado en esa red. Además, ha suscitado la atención de otros fondos de inversión que también están dispuestos a pujar.

La venta de las oficinas de Catalunya Banc se enmarca en el proceso de saneamiento de la entidad, en manos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Por este motivo, la entidad catalana, presidida por José Carlos Pla (en la imagen) está intentándolo todo para vender la mayor parte de su negocio no estratégico antes de que el Estado subaste la entidad. Ha habido ya -conviene recordarlo- dos subastas fallidas.

José Carlos Pla también está vendiendo, de hecho, carteras de activos dudosos y CXInmobiliaria. El objetivo es llegar lo más saneada posible a la venta.

La red de oficinas que interesan ahora al Popular se abrió hace años y se salían de la pauta de fidelizar al cliente, asentándose en una zona o un barrio. Tiene mucho activo -y no muy bueno, por cierto, relacionado, por ejemplo, con el sector de la construcción- y pocos depósitos de clientes.

Si se avanza en la operación, el Popular ampliaría su red todavía más. Está en negociaciones con Citibank para comprarle el negocio minorista -dirigido a rentas altas- y de tarjeras que tiene en España. Con la recuperación económica en ciernes, lo que interesa al quinto banco español es aumentar su cuota de mercado. Y lo va a hacer, en parte, mediante la compra del negocio minorista -dirigido a rentas altas- y de tarjeras que el Citibank tiene en nuestro país.

El Popular y Caixabank son, en estos momentos, las dos únicas entidades interesadas en ampliar el número de sucursales. El resto de los bancos está más por recortar que por ampliar.

Andrés Velázquez

[email protected]