• También para para las familias en quiebra la renegociación de la deuda.
  • Reclama a los países miembros que las familias desahuciadas no tengan que seguir pagando la deuda tras entregar sus viviendas.
  • El texto del informe no vinculante, aprobado por mayoría, recuerda que los desahucios se producen en un contexto de grandes ayudas públicas destinadas al saneamiento del sistema financiero europeo.
  • Este martes se han conocido los datos de compraventa de viviendas en España, que han experimentado un crecimiento interanual del 10,8%.
  • El aumento más acusado se está produciendo en el mercado de la vivienda usada.
  • Los propietarios, acuciados por la crisis, venden en muchos casos las viviendas a precios similares a los de hace dos décadas para no perderlas.

El pleno de la Eurocámara ha aprobado este martes un informe no vinculante sobre la situación de la vivienda social en la UE.

En ella insta a los estados miembros a que contemplen la dación en pago o la renegociación de la deuda para los deudores y las familias en quiebra. El informe da la voz de alarma sobre el drama social de los deshaucios en un contexto de "grandes ayudas públicas al sistema financiero". También pone el dedo en la llaga sobre el gran problema que afecta a la mayoría de los desahuciados de nuestro país. La perviviencia de la deuda tras el alzamiento. Así, el informe reclama a los países de la Unión que impidan que las familias desahuciadas tengan que seguir devolviendo los créditos pese a haber perdido sus viviendas.

El párrafo relativo a la dación en pago y los desahucios, aprobado por 318 votos a favor, 269 en contra y 52 abstenciones, solicita que la normativa europea sobre hipotecas incorpore las mejores prácticas que sean más favorables para los consumidores".

Igualmente, aboga por que "se incluyan procesos de renegociación de la deuda o la dación en pago para los deudores y las familias en situación de quiebra".

El texto final del informe, elaborado por la eurodiputada francesa de los Verdes Karima Delli, fue aprobado con un total de 353 votos a favor, frente a 151 en contra y 189 abstenciones. El informe sostiene que la vivienda social no debe ser tratada como un simple gasto, sino más bien como una inversión que contribuye a la creación de puestos de trabajo.

Este mismo martes se han facilitado los datos del INE sobre la compraventa de viviendas en el mes de abril, que mejora sus datos en un 10,8% respecto al mismo dato del mes anterior con un total de 23.642 operaciones. Ello supone un repunte sustancial frente a los datos de marzo, cuando las operaciones inmobiliarias descendieron un 12% en tasa interanual y marcaron la cifra más baja en un año, con 22.000 operaciones.

En cuanto a los datos intermensuales, en abril se registró un aumento del 6,8% frente a marzo. Las ventas han aumentado tanto en los pisos nuevos como en los usados, aunque bastante más en el caso de estos últimos.

La compraventa de viviendas de segunda mano aumentó un 15,6% interanual hasta sumar 13.352 operaciones, mientras que la de pisos nuevos subió un 5,1%, con tan sólo 10.226 transacciones, la cifra más baja desde abril de 2012.

El 90% de las viviendas transmitidas por compraventa fueron libres. La preponderancia de las ventas de viviendas usadas sobre las nuevas se debe en parte a las consecuencias de la crisis. Según fuentes del sector inmobiliario, muchos son los propietarios que, en determinadas zonas, se han visto obligados a vender su casa a precios de hace dos décadas, muy por debajo de las tasaciones llevadas a cabo por los bancos antes de que estallara la burbuja inmobiliaria. Prefieren malvender sus casas, a veces sujetas a hipotecas.

Sara Olivo
[email protected]