Mientras, la oposición venezolana revela fisuras en el chavismoEl presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, gana por 562.000 votos al líder de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, en las mesas electorales impugnadas por la coalición opositora, según ha revelado este lunes el diario 'El Universal'.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha concluido que en las 5.729 mesas electorales -el equivalente a 2.320.490 votos- que la MUD impugnó ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maduro ha obtenido 1.431.535 votos y Capriles 869.525 sufragios, lo que arroja una diferencia de 562.010.

Se consuma así el paripé del recuento electoral, porque ya antes del mismo, el propio Consejo Nacional Electoral (CNE) había dicho que el resultado de las elecciones presidenciales sería inamovible.

Lo que no parece inamovible es la unidad dentro del chavismo. Porque el bloque parlamentario opositor en la Asamblea Nacional de Venezuela ha revelado una grabación entre un conocido portavoz gubernamental y un presunto agente de inteligencia cubano que revela supuestas fisuras en el interior del chavismo e incluso temores de un golpe de Estado, informaba Dpa.

La grabación en manos del grupo liderado por el diputado Ismael García muestra al conocido dirigente oficialista Mario Silva en conversación con el supuesto líder del servicio secreto cubano G2 en Venezuela, Aramís Palacio, y, según la oposición, deja al descubierto la "lucha a cuchillo" que existe al interior del chavismo. También salió a la luz que hay sectores vinculados a Cabello que buscarían un golpe de Estado contra Maduro, por lo que consideró que el mandatario tenía que poner "contra la pared" al presidente de la Asamblea Nacional.

Ya se sabe que cuando un dictador muere, su obra, la dictadura, puede agonizar dando las últimas boqueadas. Y parece que es lo que le está pasando al régimen chavista.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]