Nuevo curso escolar y universitario y nuevo intento de concebir la educación como un medio para obtener trabajo, tanto por la izquierda como por la derecha. Pues no. 

Los estudios universitarios no son garantía de empleo. Ni deben serlo. No se va a la escuela, tampoco a la universidad, para obtener trabajo sino para aprender. Es un privilegio no una oposición laboral.  

Ahora bien, a lo largo de la crisis, Fátima Báñez (en la imagen junto a Wert) dixit, el empleo entre quienes tenían estudios superiores subió un 2% mientras bajó un 50% entre los que no tenían ni estudios primarios.

Es verdad que existe una relación entre formación, información y posibilidades laborales. Pero el objetivo de un profesor no es conseguir trabajo para el alumno sino formarle para que sea feliz y esas cosas... cosas que no se consiguen sin darle un sentido a la vida.

Hispanidad

[email protected]

.