"El Papa viene a cumplir el mandato del Señor de ir y predicar el Evangelio", recuerda el obispo Martín Rábago. Primer viaje de este Papa a Hispanoamérica.En la mañana de hoy viernes 23 de marzo de 2012 dio comienzo el 23 Viaje Apostólico internacional del Santo Padre Benedicto XVI. El avión –un B777 de Alitalia- partió del aeropuerto internacional Leonardo da Vinci de Roma Fiumicino, a las 9,30 horas hora de Italia. La llegada al aeropuerto internacional de Guanajuato, en León, México, tras cerca de 14 horas de vuelo, estaba prevista para las 16,30 horas locales (las 23,30 horas de Roma y España).

Benedicto XVI, con casi 85 años, sigue el ejemplo de su predecesor, el infatigable beato Juan Pablo II. El Santo Padre permanecerá en México del 23 al 26 de marzo; y en Cuba, del 26 al 28. Se trata del primer viaje a países de habla hispana del continente, pues su anterior estancia en América se ciñó a Brasil y a EEUU.

Y México se ha volcado con esta visita. Según el director de comunicación y prensa de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Samuel Nájera, el Gobierno mexicano calcula que un millón y medio de personas saldrán al encuentro del Papa Benedicto XVI. Más de dos mil medios se han acreditado ya. Estos días, diversas informaciones apuntan que el 84% de los mexicanos de declara católico. Estos datos, junto al carácter acogedor, cálido y festivo de los aztecas, augura un viaje papal 'ruidoso' para Benedicto XVI. Y si no, pueden ver este vídeo de una de las visitas de Juan Pablo II a México.

Pero lo importante del viaje papal, al igual que los demás, es lo que esta misma mañana le decía el Sato Padre, en el momento de dejar el territorio italiano, al presidente de la República, Giorgio Napolitano, mediante un telegrama: "En el momento en el que dejo Roma para trasladarme a México y Cuba, para sostener la misión de la Iglesia local y llevar un mensaje de esperanza (…)". Así es: el Papa viaja a México y a Cuba a llevar un mensaje de esperanza porque va a anunciar a Cristo a sus hermanos y a todos los que quieran oírle. Y lo demás es accesorio o secundario.

En el país azteca, el programa previsto contempla en su segunda jornada en el país (día 24 de marzo), una Misa privada en la Capilla del Colegio Miraflores; a las 18,00 horas realizará una visita de cortesía al presidente federal del país, Felipe Calderón, en la Casa del Conde de Rul, en Guanajuato. A su salida, Benedicto XVI saludará a los niños congregados en la Plaza de la Paz de la ciudad.

El domingo 25 de marzo por la mañana, el Pontífice celebrará una Eucaristía en el Parque Bicentenario de la ciudad de León, situado a los pies del conocido como 'Cerro del Cubilete' donde se encuentra el monumento a Cristo Rey, y recitará el ángelus. Por la tarde, celebrará unas vísperas con los obispos mexicanos y una delegación de prelados de América Latina en la Catedral de la Madre Santísima de la Luz, en la ciudad de León, donde también pronunciará un discurso.

El presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM) y del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y arzobispo de Tlalnepantla (México), Carlos Aguiar, ha asegurado que la visita del Papa es "muy esperada y querida" por el pueblo mexicano y también por toda Hispanoamérica.

Por su parte, el arzobispo de León (México), monseñor José Guadalupe Martín Rábago, ha pedido a la delincuencia organizada del país que declare una "tregua" para que la visita del Pontífice y los actos religiosos que tengan lugar durante la misma "se desarrollen en paz". Asimismo, según informa Aciprensa, Martín Rábago alentó a los periodistas a ayudar a que la voz del Santo Padre resuene en todo el mundo y les recordó el llamado del Señor para "salir por el mundo a predicar la Palabra de Dios. Hoy ustedes (los periodistas) están presentes para realizar este llamado del Señor". "Venimos a escuchar la palabra de un evangelizador que es el Santo Padre. El Papa viene a cumplir el mandato del Señor de ir y predicar el Evangelio", añadió.

A ver si a los periodistas no se nos olvida...

José Ángel Gutiérrez

[email protected]