• El descenso -muy leve (0,7 %)- se ha producido gracias a que la tasa de pobreza entre los mayores de 65 años ha caído un 4,8%.
  • De esta manera, en muchos casos son los pensionistas quienes mantienen a hijos y nietos.
  • Uno de cada cinco españoles (21,1%) se sitúa por debajo del umbral de pobreza.
  • La miseria afecta especialmente a niños y adolescentes: uno de cada cuatro menores de 16 años sufre esta situación.
  • Europa, mientras, sigue aconsejando que no se revaloricen las pensiones.

El INE ha dado a conocer este lunes los datos provisionaes para 2012, así como los definitivos para 2011 de la Encuesta de Condiciones de Vida.

Uno de cada cinco españoles, el 21,1% de la población, se encuentra por debajo del umbral de pobreza. El dato refleja un tímido descenso del 0,7% frente a 2011. El dato obedece especialmente a las estadísticas de los pensionistas, que presentan una mejor evolución que el resto de la población en general. Así, en la categoría de las personas mayores de 65 años, se ha pasado del 21,7% en 2010 al 16,9% en 2012, una disminución considerable del 4,8%. Y es que los nuevos jubilados, con sueldos de antes de la crisis, afortunadamente, conservan el poder adquisitivo que ha perdido el resto de la población. Y hay que dar gracias porque con sus emolumentos, según señalan estudios de Cáritas, se mantienen familias enteras, hijos y nietos. Un dato éste que parecen pasar por alto entidades como el Círculo de Empresarios, que pide que se posponga la revalorización de las pensiones, y, por supuesto, la troika comunitaria. Es más, el BCE, en un informe, animaba al Gobierno a endurecer las condiciones de acceso y retrasar la edad de jubilación.

Las cifras no engañan: el porcentaje de población por debajo del umbral de pobreza de los ciudadanos con edades comprendidas entre los 16 y 64 años ha crecido un 1,6% en el periodo comprendido entre 2010 y lo que va del año 2012.

El caso de los menores de 16 años merece también atención, por tratarse de los más desprotegidos y con mayores necesidades, tanto de cobijo como de alimentación, por estar en etapas de crecimiento. Del 25,3% de 2010 han pasado a 25,9 % en 2012, uno de cada cuatro. Unos dos millones de los ocho que conforman este grupo de edad.

El aumento es de sólo seis décimas, pero detrás de esta cifra se encuentra casi medio millón de niños pobres más, un 0,6% de pequeños y adolescentes, un bien escaso y decreciente, el futuro de una sociedad tan envejecida como la española que en muchos casos no se ve en peor situación gracias a la ayuda de los jubilados, las personas de la tercera edad. Hablamos de sus abuelos,  aquellos a los que se quiere alargar la edad de jubilación cuando aumentan masivamente los despidos y la mitad de los jóvenes no consigue colocarse.   

Los resultados provisionales de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) del año 2012 ofrecen información sobre los ingresos medios de los hogares durante el año 2011. Según estos resultados, el ingreso monetario medio anual neto por hogar ascendió a 24.609 euros, con una disminución del 1,9% respecto al año anterior.

Sara Olivo
[email protected]