En 2009 sólo se han matado a 111.482 embriones, 4.000 menos que en el año 2008

 

Lo que no se dice es que desde su libre dispensación, cada mes se venden aproximadamente 65.000 píldoras del día después.

Es una gran noticia que en 2009 se hayan matado a 4.000 embriones menos que en 2008, no lo vamos a negar. Aunque seguir matando a 111.482 personas (entiéndase en el concepto filosófico de persona) es una barbaridad.

La pena es la alegría con que los políticos sacan a relucir estos datos. Porque no están felices porque mueran menos personas, sino porque se ha logrado atajar el embarazo no deseado o cualquier otra excusa. Pero esas cifras son un engaño. El número de abortos que ha descendido es el quirúrgico, pero no el químico.

El descenso en las cifras, que lo tildan de éxito por ser las primeras a la baja en una década, coincide con el inicio de la libre dispensación de la píldora del día después (PDD) que comenzó el 28 de septiembre de 2009. Mensualmente se está vendiendo la cifra de 65.000 PDD, de la que se sabe que tiene un componente abortivo. A lo mejor no todas las relaciones conllevaron un embarazo, pero lo que está claro es que el uso de la PDD, evitaba esa posibilidad, por lo que de manera silenciosa, se han producido numerosos abortos que las personas desconocen.

El número de abortos declarados quizás ha descendido, pero el número de abortos silenciados está en aumento. Pero mientras lo importante para las personas sea la propia comodidad, el culto al cuerpo y el propio placer, lo que está claro es que esta lacra seguirá ahí.

Juan María Piñero

[email protected]